Los grandes gastos de Bianchi y la falta de resultados





Desde que se despertó de la siesta para volver a Boca, a Bianchi le trajeron 18 jugadores. Un plantel entero en sólo un año y medio. Algunos de ellos ni están en el club. En este mercado de pases, ya llegaron cinco. ¿Habrá más, Virrey?







Las ventas de Sánchez Miño y Viatri (entraron unos 7.500.000 dólares) le permitieron a Boca moverse con cierta holgura económica en este mercado de pases. A diferencia de los anteriores recesos, cuando la mayoría de los futbolistas se sumó a préstamo o en condición de libres, esta vez la dirigencia compró porcentajes de cada uno de los refuerzos: jugadores jóvenes, con poder de reventa para intentar recuperar los nueve millones verdes que se invirtieron en Calleri (20 años), Meli (22), Carrizo (23), Castellani (26) y Chávez (23). Salvo el volante ex Colón, todas las variantes fueron pedidas por Bianchi, quien así elevó a 18 la lista de incorporaciones que recibió en su tercer ciclo como DT xeneize. Y con el libro de pases aún abierto (cierra en una semana), quién te dice si no son más...








El Virrey dispuso de cuatro mercados para armar su Boca. Es literal: de la era Falcioni apenas sobreviven Orion (el único titular), Erbes, Ledesma, Burdisso, Colazo, D’Angelo y algún juvenil más... Su primera apuesta fue Martínez, por quien el club pagó 3.300.000 de dólares por la mitad del pase. Y fue, por lejos, el que más partidos disputó (51), aunque el Burrito mostró su nivel de a puchitos y apenas metió cinco goles. Ese mismo enero de 2013 también llegaron Ribair Rodríguez (se fue al año, con más juegos como zaguero que como volante central, su puesto original) y Chiqui Pérez: sufrió cuatro desgarros y siempre le costó consolidarse; ahora, lo quiere la U Católica de Chile. Al mismo tiempo, Riquelme levantó su retiro voluntario para sufrir al lado de Bianchi, aunque juntos no pudieron repetir los éxitos deportivos. Hace un año, con libre demanda, arribaron Trípodi (atajó cada vez que Orion fue a la Selección y acaba de renovar el préstamo), Gigliotti, el goleador de Colón que también fue el que más gritó en la 13/14 (16 festejos), Gago (se disfrutó poco de su talento, y volvió a lesionarse), Cata Díaz (más buenas que malas) y dos que ya no están: Riaño (pocas chances y se le terminó el préstamo) y Cángele (apenas seis partidos, se fue en diciembre). Los últimos en llegar, en enero, fueron Forlin (de lo más regular del semestre), Grana (le costó la adaptación pero arranca de titular) y Perotti (33’, lesión y adiós). Y ahora son otros cinco nuevos: da para formar un 11 titular y sus suplentes.