Check the new version here

Popular channels

Los jugadores más criticados en Argentina



Los jugadores más criticados en Argentina


Juan Sebastián Verón




Estigmatizado desde su pobre performance en el Mundial 2002 y tildado de traidor (por favorecer al inglés), la Bruja es amado en Estudiantes de La Plata, ciudadano ilustre de la ciudad y (para muchos) futuro presidente de la institución.
Si bien pudo atenuar rechazos a partir de la conovocatoria de Maradona al seleccionado, nunca pudo sacarse el cartel de encima que acompaña con prerrogativas y comportamientos ambiguos.

Cristian Fabbiani




Gordo y mediático de alto perfil, el Ogro es un especialista en ganarse enemigos y sumarlos a su cuenta como seguidores de red social. Su juego de tacos y caños empezó su fama (“yo juego así”). Su sobrepeso, directamente proporcional al declive de su nivel futbolístico y a la importancia de los clubes que se interesaron por su pase terminaron por erosionar cierta imagen que supo construir. Hinchas de Vélez y Newells lo rechazan por igual, siempre menos que los de Ríver, donde llegó como salvador y a cuya hinchada estigmatizó.

Juan Román Riquelme




Su increíble cantidad de conflictos, lesiones, protestas, peleas salariales y alergia a los entrenamientos en paralelo a su notorio declive futbolístico lo hacen vulnerable a la crítica. El primer rechazo riverplatense por ser ídolo xeneize trascendió las fronteras del superclásico cuando le tocó vestir la camiseta de la selección argentina. Desde entonces ninguna encuesta le da resultados positivos en la aceptación. También de poca modestia y con prerrogativas incomprensibles se ha ganado gran rechazo de sus propios pares.

Mariano Pavone




Le tocó llegar al peor Ríver de todos los tiempos para conjugarse a los raros esquemas propuestos por Juan José López (DT) que lo vestían de Llanero Solitario en las área rivales. También le tocó hacer el único gol que Ríver sumó en la promoción. Y también le tocó errar el penal que terminó de condenar a los millonarios al descenso por primera vez en su historia.

Guillermo Barros Schelotto




Ídolo en Gimnasia y Esgrima (donde se retiró) e ídolo en Boca, el mellizo no dejó de sumar enemigos por su alta colección de mañas en los campos de juego. Blanco preferido de hinchadas rivales en los partidos que jugó en el país, lejos de amedrentarse, Guillermo era de redoblar apuestas y enfrentar a quien fuera.

Gastón Sessa




Bolsas de insultos supo recoger el Gato en cuanto estadio asomaba. Sus declaraciones, sus arranques violentos contra periodistas y propios compañeros se pasaron de la línea cuando atendió a Rodrigo Palacio (Boca) atajando para Vélez. El repudio generalizado hizo que migrara a Ecuador para luego volver con perfil y rendimiento más bajo. Hoy, después de descender con Gimnasia y Esgrima, ataja para Boca Unidos en el Nacional B.

Teófilo Gutiérrez




0
0
0
0
0No comments yet