Popular channels

Los Pumas juegan, ante Australia





"Que mal que vienen los pumas, amigo”, me dijo un taxista tucumano cuando me llevaba a la terminal la semana pasada, cuando partía rumbo a Buenos Aires para cubrir el encuentro ante los All Blacks en La Plata. "¿Cuándo vamos a ganar un partido?, ¿qué tiene que pasar”, me pregunto otro en la ciudad de la furia. Y el más reciente, "¿para qué vienen si van a volver a perder?”, en Mendoza cuando volvía de ver el último entrenamiento previo al partido de mañana frente a Australia, por la última fecha del Championship. ¿Por qué se obsesiona la gente con una victoria? ¿No se entiende el término "proceso de trabajo, de crecimiento”?



En el rugby argentino se viene trabajando de menos a mal. Con una estructura, una base que creció en los últimos años con la participación estable en una competencia anual. A partir de allí se empezó a competir contra los tres mejores del mundo: Australia, Sudáfrica y Nueva Zelanda. Y, casualmente, la mejor Nueva Zelanda de la historia. Con esa diferencia enorme de estructura, pensamiento, crecimiento y raza que hay contra esas potencias. Contra todo eso Argentina empezó a jugar y a meter y a ser más vistoso.

La era Hourcade arrancó de muy menos y va camino a muy más. Porque fueron duras derrotas en la gira europea, porque contra Irlanda en junio la cosa fue muy oscura y porque con todo eso, recibió durísimas críticas de la prensa porteña. ¿El motivo? Borrar a Patricio Albacete, Santiago Fernández y Julio Farías entre otros. "Hay que ampliar la base de cara al mundial”, fundamentó Daniel Hourcade que le viene intentando completar el círculo para que le salga redondo, y eso sería el triunfo.

Porque confió en Agustín Creevy como su capitán, a pesar de tener en el plantel a Juan Fernández Lobbe (el capitán anterior). Y el Toro no defraudó. Factor fundamental para coronar uno de los mejores scrum del mundo, sino el mejor. Porque sabe comandar a un equipo que le rinde dentro y fuera de la cancha. "No quiero que el torneo termine. Estamos muy unidos, somos muy amigos todos y no nos queremos separar ahora”, dijo el capitán en conferencia de prensa. Otro acierto de Hourcade es Joaquín Tuculet, que se afianzó en el fondo y le dio la tranquilidad que faltó en los últimos años. Que cambió de posición a Hernández y Argentina genera juego de distintas formas. Porque se le jugó de igual a igual a Nueva Zelanda, Sudáfrica y Australia de visitante. Porque contra Sudáfrica en Salta se pasó por encima por primera vez a una potencia, y por errores arbitrales no se ganó. Porque hoy puede ser la gran tarde para cerrar ese círculo. Y si no se cierra, es porque no será el momento. Pero hay que tener paciencia, por favor, porque lo bueno está por llegar.






0
0
0
0No comments yet