Lucero: "Mancuello disimula mi falta de gol"

Lucero, delantero del Rojo, admitió que le falta concretar las chances con las que cuenta, pero avisó: “Cuando entre una, van a empezar a entrar todas”.



Sus 24 goles en Defensa y Justicia lo convirtieron en el goleador de la B Nacional en la temporada pasada. La cifra llamó la atención de Independiente, y así Juan Martín Lucero (22 años) pasó del humilde Halcón de Florencio Varela a un gigante de Primera. Y el debut vestido de rojo fue ideal: convirtió ante Atlético de Rafaela (3-0), en Avellaneda. Sin embargo, pasaron 10 partidos (seis como titular) y el Gato no volvió a festejar, a pesar de cumplir buenas producciones. Una de ellas fue frente a San Lorenzo, el sábado, cuando volvió a la formación inicial, le ganó el duelo individual a Mario Yepes y le cometieron el penal que Diego Rodríguez transformó en grito. “Fue un fin de semana perfecto. Ganamos, no le perdimos pisada a River, festejé el Día de la Madre con mi vieja, Ana María, en Mendoza, y disfruté de un asado con mis abuelos”, describió el punta.

-La sensación es que sólo te faltó convertir, ¿pensás lo mismo? -Sí. El gol es mi cuenta pendiente porque estoy trabajando bien, haciendo un gran esfuerzo para que las cosas se logren. En algún momento, cuando entre una van a empezar a entrar todas...

-Volviste a la titularidad, pero esta vez con un esquema que incluyó a dos puntas, ¿cómo te resultó esta nueva función? -Me sentí muy cómodo. Mucho tiene que ver con la confianza. Yo sé que me está costando adaptarme a jugar en Primera, a un club tan grande como Independiente, pero con trabajo todo va a ir mejorando. Y jugué con Claudio (Riaño), que es un gran jugador. Aporta mucha movilidad y aguanta bien la pelota. Para mí es importante. Es lindo jugar con otro delantero.

-¿Qué evaluación hacés del duelo que tuviste con Yepes, un zaguero que jugó un Mundial? -Por arriba nos ganaron porque ése no es nuestro fuerte, pero en el juego por abajo la mayoría de las veces ganamos nosotros. Lo bueno es que no los dejamos despertarse, sabemos la calidad de jugadores que tienen y que por eso ganaron la Copa Libertadores.

-¿El sábado lograron demostrar el verdadero nivel del equipo? -En líneas generales fuimos un equipo corto, presionamos. Generamos situaciones, aunque nos costó liquidar el partido. Igual nos sentimos cómodos. No tuvimos que bajar tanto para buscar la pelota, que nos llegó más. Contamos con más posibilidades de quedar frente al arco, que era algo que nos estaba costando mucho. Los delanteros no habíamos tenido situaciones de gol, prácticamente. Con San Lorenzo fue distinto. Ahora lo más importante es mantener el nivel de juego en la próxima fecha ante Tigre.

-¿Lo lograron por el estilo que desarrollaron o los favoreció las dimensiones de la cancha? -Porque no se renunció al trabajo ni a la idea, que fue la que mantuvo siempre el técnico. Sólo la cambió en algún momento por un 4-3-3 y ahora volvió a la que le gusta. Nosotros nos sentimos bien, sabíamos que algún momento íbamos a tener la chance de hacer un buen partido. Y lo tuvimos el sábado.

-¿Cómo pensás que será el juego ante Tigre? -Va a ser un partido cerrado por la forma que juegan, pero creo que cuando hagamos un gol van a tener que salir y ahí debemos aprovechar los espacios.

-Me imagino que si metés un gol va a ser un desahogo tremendo.

-¡Sí! Lo vamos a gritar con mucha fuerza...