Check the new version here

Popular channels

Luis Enrique, con mano dura en el Barcelona







El reemplazante de Martino
El nuevo entrenador reimplantó un rígido sistema de multas, como en los tiempos de Guardiola. No permite las bebidas alcohólicas en las comidas ni los deportes de riesgo, exige moderación en las redes sociales y fija horarios para que los futbolistas lleguen a sus casas.



Luis Enrique: "no voy a ceder ante los caprichos de ciertos jugadores

[/img]


Después del experimento con Gerardo Martino, que no le dio el resultado esperado, la dirigencia de Barcelona eligió para ocupar el banco a un hombre con historia en la institución, Luis Enrique, quien vivió ocho temporadas como jugador y tres como entrenador del equipo filial en el club catalán. Los aires renovadores de Lucho, como lo apodan, no solo empezaron a verse en el césped sino también en el manejo del plantel, ya que impuso un férreo régimen disciplinario que excede los tiempos y acciones vinculados estrictamente a la pelota.

De acuerdo con el diario deportivo Sport, la rigidez del nuevo entrenador tiene puntos en común con la de los tiempos de Josep Guardiola y se contrapone con la permisividad de Martino. Para empezar, el técnico asturiano reimplantó un sistema de sanciones económicas para actos de indisciplina leves, con una escala que va de los 1.000 a los 6.000 euros, de acuerdo con la gravedad del hecho.

Entre las faltas menores está contemplada la impuntualidad, tanto en los entrenamientos (los jugadores deben arribar a la cuidad deportiva del club una hora antes del inicio de la sesión y deben firmar una planilla al hacerlo) como en los almuerzos y en las cenas en las concentraciones. Entre las más graves, la ausencia injustificada a una práctica. En ese caso, el castigo podría llegar hasta la rescisión de contrato.

La puntillosidad del técnico asturiano también llega a la indumentaria, puesto que los jugadores deben vestir la ropa oficial del club en todas las actividades relacionadas con su tarea, incluso para almorzar o cenar. ¿Con vino? No, ya que Luis Enrique prohibió la ingesta de bebidas alcohólicas durante las comidas.

Pero la mano rígida del nuevo conductor no sólo alcanza los momentos en que los futbolistas se visten de azulgrana. El código disciplinario es amplio: establece que los miembros del plantel deben estar en sus casa antes de la la medianoche en los dos días anteriores a los partidos, que deben ser responsables y respetuosos en sus declaraciones en la prensa y en las redes sociales y que tienen prohibido la práctica de deportes de riesgo y la conducción de motos.

En el mes y medio que Luis Enrique lleva en el club, sólo un hombre ha tenido que abrir la billetera: Gerard Piqué, quien debió desembolsar 1.000 euros por una llegada tarde a un entrenamiento. Ese dinero, como todo el que se recaude por las multas, será destinado a organizaciones benéficas. Porque Lucho es un hombre duro, pero generoso.





0No comments yet