Canales populares

Manchester United pierde 1-3 con el Sevilla.





La primera mitad fue un baño sevillista y una exhibición de todas las virtudes que Emery quiere que su equipo muestre. Movilidad, verticalidad, presión y rapidez es la receta de un Sevilla en el que su línea de mediapuntas, juegue quien juegue, es capaz de traer por la calle de la amargura a cualquier defensa. Tras monopolizar el balón ante un United que sólo tuvo un chispazo que Hénriquez falló en un mano a mano con Beto, llegó el primero en el 21. Todo prácticamente a un toque y en diez segundos. Marin para Bacca, Bacca para Perotti, Perotti para Vitolo y definición torera del canario. La seña de identidad del nuevo Sevilla.

Pero si algo caracteriza al grupo que Monchi ha conformado este verano es el hambre. Cuatro minutos después, Perotti para Vitolo, Vitolo para Marin y gol del internacional alemán. El Sevilla gustaba y se gustaba. Hasta el descanso, Beto se entretuvo en sacar un cabezazo a bocajarro a Kagawa y De Gea en desviar con el pie y la ayuda del palo un disparo de Marko Marin. El baile era exagerado.

En la segunda mitad el United apretó puesto que en el partido homenaje a su capitán la imagen debía ser otra. El Sevilla notó como la chispa se le acababa en su segundo partido en menos de 24 horas y Valencia recortó para los ingleses en el 64. Fueron momentos difíciles para un Sevilla que supo apretar los dientes y sufrir para mantener un marcador que Rabello se encargó de redondear cuando se cumplía el minuto 90 tras una gran jugada de Gameiro.

Este Sevilla tiene muy buena pinta y en Old Trafford tomaron nota de ello.




0
0
0
0No hay comentarios