Check the new version here

Popular channels

mark zuckerberg:"facebook no se mancha"




No era un domingo más en la vida de Boca. Uno de los elencos más grandes del fútbol argentino llegaba sumergido en una crisis tan profunda que terminó con el desconsiderado despedido del técnico más ganador de su historia, Carlos Bianchi. Como si no hubiese sido suficiente la desprolijidad con la que se trató la salida del 'Virrey', el destrato hacia su persona se profundizó cuando en menos de 24 horas ya habían cerrado a su reemplazante y lo estaban presentando oficialmente. Bajo este marco de suma tensión, el 'Xeneize' debía recibir nada más ni nada menos que al líder Vélez, quien llegaba con puntaje ideal.

Aunque el principal malestar de la Bombonera recayó sobre Daniel Angelici y hubo una motivadora bienvenida para Rodolfo Arruabarrena, también optaron por ignorar al 'Virrey'. En cuanto a lo estrictamente futbolístico respecta, el 'Vasco' buscó impregnar su sello de entrada y realizó algunas importantes variantes como apostar por ejemplo a los ingresos de Acosta, Meli y Colazo.

Y vaya si le resultó, el local salió tan agresivo como pocas veces se lo vio y en apenas dos minutos dos minutos había llegado con profundidad y real peligro al arco de enfrente (tal es así que incluso habían vencido a Sebastián Sosa y debió aparecer Facundo Cardozo para despejar en la línea de cabeza). Tanta intensidad 'xeneize' dejó perplejo a un 'Fortín' que no encontraba la forma de salir del asombro y no podía hacer pie en un reducto que siempre le ha resultado complicado.

Con Jonathan Calleri como el hombre más desequilibrante y sacrificado, el local estaba aplastando y dejando sin respuestas a un rival que se mostraba extremadamente dependiente de su mejor jugador: Lucas Pratto. El 'Oso', que resultó vital para que los suyos ganaran dos de cuatro duelos, no aparecía y Vélez lo sufría.

Aunque Boca estaba supliendo prácticamente todas las falencias que padeció durante el ciclo del 'Virrey' y aplastaba a los dirigidos por José Flores, éstos en la primera que tuvieron que no perdonaron. Fue a los 44 minutos cuando recibió Jorge Correa y sacó un violentísimo remate que dejó sin reacción a un Agustín Orion que nada pudo hacer para impedir la caída de su valla. Así, con una completamente injusta caída parcial se iba el local a un vestuario en el que sólo tenía que ajustar algunas piezas y seguir por el mismo camino para revertir la situación.

Y así fue. El 'Xeneize' sabía que había hecho las cosas lo suficientemente bien y que sólo era cuestión de tiempo para alcanzar su merecido premio. Tal como lo hizo en el inicio del partido, en el complemento el local salió lo suficientemente encendido y hasta Fernando Gago (que sólo tiene cuatro goles en toda su carrera) se animó a apuntar al arco y estrelló la pelota en el travesaño.

Tanta búsqueda tendría retribución. Tras un tiro de esquina, se durmió la defensa de Vélez, apareció Daniel Díaz para cabecear en completa soledad y le dio al local el tan merecido empate parcial. Pero con lo que había mostrado, Boca merecía mucho más que rescatar un punto. Los jugadores eran conscientes de eso y siguieron buscando el arco de enfrente con la misma intensidad.

El cerrojo ya se había abierto y sólo era cuestión de minutos para volver a dar el golpe. Fue a los 16 cuando nuevamente sufrió el fondo visitante: Sosa salió a cortar un centro pero se topó con su compañero Cardozo, quien sólo lo molestó y le impidió rechazar con comodidad; permitiendo así que la pelota quede bollando y aparezca el atento César Meli para revertir el marcador.

Boca era otro.... En cuestión de días el 'Vasco' logró cambiarle la cara de tal manera que los protagonistas del partido parecían haber invertido sus roles (se medía el líder con el anteúltimo). Mientras la visita metía mano en el banco buscando una reacción que nunca apareció, Arruabarrena le daba rodaje a otros nombres que también le daban réditos.

Pese a que el equipo se había quedado con diez hombres por la expulsión de Gonzalo Castellani (castigó con una descalificadora tijera a Lucas Romero), sería el ingresado Andrés Chávez quien se encargaría de ponerle cifras definitivas al marcador y sellar la aplastante victoria con un muy justo y claro 3-1.

Así, el 'Vasco' inició con el pie derecho un ciclo en el que buscará sacar a flote a un Boca en estado crítico, que ya mostró señales de vida con una prometedora resurrección en todos los aspectos: juego y actitud.

FORMACIONES:

Boca: Agustín Orion; Leandro Marín, Mariano Echeverría, Daniel Díaz, Nicolás Colazo; César Meli, Cristian Erbes; Luciano Acosta, Fernando Gago, Federico Carrizo; Jonathan Calleri. DT: Rodolfo Arruabarrena.

Vélez: Sebastián Sosa; Fabián Cubero, Sebastián Domínguez, Facundo Cardozo, Emiliano Papa; Leonardo Rolón, Leandro Desábato, Ariel Cabral, Jorge Correa; Lucas Pratto y Milton Caraglio. DT: José Flores.

Estadio: Alberto J. Armando ("La Bombonera"

Árbitro: Patricio Loustau




0No comments yet