Canales populares

Medias blancas perdieron, sin Riquelmen y con tevez

Boca busca el empate a pura garra
Primera División 2014
El equipo de Bianchi juega mal y choca contra la ordenada defensa de Newell's, pero no se resigna.








Tiene atractivos el debut de Boca en el torneo de Primera división. Además de que el duelo ante Newell's marca el inicio oficial de la era post Juan Román Riquelme, es atractivo el partido en sí mismo. En La Bombonera, si bien el partido comenzó impreciso, con el correr de los minutos los equipos empezaron a armar jugadas peligrosas. Primero fue la visita, que con un tiro desde afuera de Maxi Rodríguez que s efue cerca del ángulo izquierdo del arco de Orion le pasó cerca al primero. Pero Boca, luego de un buen zurdazo de Pachi Carrizo que exigió una buena tapada de Oscar Ustari, logró que los dirigidos por Gustavo Raggio jueguen presionados.

Psada la media hora, la presión de los jugadores de Boca ya no era tan asfixiante y el partido caía en un pozo. Sin situaciones y con la posesión dividida, nada de lo que sucedía era de destacar, más allá de una impresionante torcedura en uno de los codos de Marcos Cáceres, que debió dejarle su lugar en la cancha al recientemente llegado de Racing Claudio Corvalán. Justamente el zurdo, a casi nada del final del primer tiempo, tuvo la más clara de ese lapso. Después de una jugada por derecha, la pelota derivó en el zurdo, que con Orion vencido pateó al arco. Boca tuvo la fortuna de que parado en la línea par arechazar estuviera Grana. Tras ese rebote, Orion debió desviar un nuevo tiro, un derechazo de Villalba en esa ocasión. Lamentablemente para el local, quedaba algo más y en el tercer minuto de descuento, un derechazo cruzado desde afuera del área del debutante Mauricio Tevez sorprendió a Orion, de floja respuesta. La pelota, se le metió abajo, contra el poste derecho.

En la segunda etapa, hacia el cuarto de hora, lo único que hacía pensar que Boca podía empatar el partido era que Newell's se había quedado. El quedo de los rosarinos pasaba por haber elegido jugar cerca de su arquero. Los de Carlos Bianchi no eran los que arrinconaban a los de Raggio, que en uma contra de Maxi casi liquidan el partido.



Pasados los 20, Bianchi probó cambiar figuritas. Para fuera fueron los volantes Erbes y Carrizo y adentro los refuerzos Fuenzalida -también volante- y Andrés Chávez -delantero-. El esquema de 4-4-2 mutaba en 4-3-3. Poco cambiaba, de todos modos. Boca iba. Con garra, sin claridad, juego o ideas. Así y todo llegó con un zurdazo del chileno Fuenzalida que tapó Ustari, pero en la contra casi lo liquidó Newell's. Si Maxi Rodríguez le hubiese acertado al arco con su derechazo, aún con tiempo por jugar, el partido hubiese terminado. A menos de 15 para el final volvió a mover el banco Bianchi: entró otro refuerzo, Castellani, y salió Bravo. Poco se alteraba.
0
0
0
0No hay comentarios