Canales populares

Messi a los 10 años.

Impactaba. Sus piernitas endebles, finas como dos chorros de agua, trasladaban la pelota con una habilidad inverosímil. En las canchitas de tierra de su Rosario natal, el pibe bosquejó un destino de estrella. Pintó sus primeras obras de arte, un preludio en miniatura de toda la magia que más tarde deleitaría al mundo entero. Hoy, con el hecho consumado brillando en el relicario de la historia del fútbol, Lionel Messi se mira a sí mismo en las imágenes que lo registraron cuando aún era un niño; y se reconoce, claro, porque, en esencia, el de ayer y el de hoy son la misma cosa.

En Lima, Perú, son varios los que hace casi quince años asistieron a un campeonato en el que la categoría 87 de Newells fue invitada a participar. En ese equipo rosarino ya brillaba La Pulguita. Arrastraba rivales que lo seguían sin poder hacer otra cosa que eso, correrlo desde atrás, entre las nubes de polvo que agitaba su gambeta. Y metía goles: uno, dos, tres goles o más por partido, como lo hace en el Barcelona. Y despertaba el interés y el comentario del público, como esa estrella e ídolo que es en todos los países donde se respira fútbol. Usaba la camiseta número 10, como ahora lo hace en la Selección y en su equipo. Y pateaba tiros libres. Era callado, evitaba esas bravuras que en nuestro país están concebidas como un atajo al liderazgo. Se escondía en una timidez que no inhibía su coraje para jugar a la pelota.


link: http://www.youtube.com/watch?v=SNGKkRmWQxI&feature=player_embedded

Gracias por visitar el post
0No hay comentarios