About Taringa!

Popular channels

Messi: Si hacía el gol en la final cerraba muchos ortos



"Si hacía el gol en la final, se hubiera dicho que mi Mundial fue espectacular"



En una charla íntima con Olé, Messi confiesa el dolor por cómo se perdió el Mundial y que no lo sorprendieron las críticas. Elogia a Sabella y al Tata. También habla de Tevez y de Cristiano. Y hasta lamenta un poco que Thiago, su hijo, sea derecho y no zurdo...

Es fácil o difícil ser Messi?
-Qué sé yo... Soy normal, como cualquier persona. Gracias a Dios me toca jugar al fútbol, que es lo que me gusta, entrar a una cancha... Después de eso soy una persona como cualquiera.

-Pero no podés hacer una vida normal. En el único lugar que pudiste caminar dos cuadras sin que te pararan fue en Nueva York.
-Pero intento hacer una vida normal. Más que nada con el nene. Estoy disfrutando de ser papá. Y más ahora, que cumplió dos años y está en una etapa muy linda.

-Thiago, que tiene dos años, ¿ya sabe que el papá es el que lleva la pelota con la 10 en la camiseta y al que la gente le grita el apellido en todas las canchas?
-No, no tiene ni idea de nada, ja. Es chiquito. Recién está empezando a hablar, a entender algunas cosas... Así que no sabe nada.

-¿Zurdo o derecho?
-Derecho.

-¿Lo lamentaste?
-Un poquito sí, ja. Pero ya no se puede hacer nada...

Messi es Messi por sus hábitos. El celular, como siempre, es una extensión de su mano. Lo mira apenas entra a la habitación en el silencioso piso 10 del hotel. Lo guarda y saluda amablemente, relajado, mientras se sienta en el lugar que le da mejor luz para las fotos. Y ahí lo vuelve a mirar. Aunque no suene, corre la foto familiar del fondo de pantalla con el dedo y, después de chequear algo, lo vuelve a guardar en el bolsillo. Ahí, ya acomodado y a punto de empezar el mano a mano con Olé, deja ver el tatuaje que se está terminando de dibujar. “Me hice esta forma porque me gustó, no tiene un significado especial”, dice de la espada y algo más. Se suma a las manitos de su nene, también en la mejor zurda del mundo. Y al que tiene en la espalda con la cara de su mamá, Celia. “Me duelen un poco, pero me gustan”, cuenta ahora que le agarró el gusto a llamar a un tatuador más seguido.

Se lo ve bien a Leo, tranquilo, sin enojos desmedidos. Aunque en la charla aquí en la noche de Manchester -en sus caras y en sus palabras- se descubra entrelíneas que tuvo que procesar el dolor de sentirse golpeado después del Mundial. Como suele pasar, cuando el futbolista argentino top dice que habrá entrevista, hay entrevista. Y si avisa que es a las 20.30, a los dos minutos aparece por el pasillo vacío del Radisson Blu. El único límite de horario que pone es la cena, porque el capitán debe llegar bien, aunque no sea fácil tener que cobrarle una multa justo a él...


Con el Señor Fútbol ganábamos el último Mundial.


0No comments yet
      GIF