Canales populares

Mi sangre europea me ayuda

"La sangre italiana me ayuda": Dijo Cristian Nasuti, el argentino defensa Deportivo Cali
Cristian Nasuti es un jugador de temperamento. El ‘Tano’ le contó a El País sus aspiraciones con el Cali y la clave para preparar un muy buen asado. Esta noche, partido contra el Medellín en el Pascual.





El estadio Monumental estaba en silencio. Por las semifinales de la Copa Libertadores del 2004 River igualaba 1-1 contra Boca y le faltaba solamente un gol para forzar la serie a los lanzamientos desde el punto penal.

A poco tiempo del final, Fernando Cavenaghi cobró un tiro libre a todo el corazón del área ‘xeneize’. Atento a la trayectoria del esférico estaba un chico rubio y joven llamado Cristian Nasuti, quien solamente tocó la pelota para mandarla a guardar.

Nasuti no lo creía, pero desbordado por la alegría colectiva gritó y se tiró al suelo, donde sus compañeros se le fueron encima para celebrar el gol agónico.

Pero, en esa fría noche en Buenos Aires, la felicidad le duraría muy poco a River. Aunque llegaron a los penales ante su eterno rival, Boca fue el equipo que se terminó quedando con el tiquete a la final.

De eso ya han pasado diez años, pero ese recuerdo nunca se borrará de la cabeza de Nasuti. Pese a esto, el ‘Tano’ comenta que esa ha sido una de las experiencias que más lo ha hecho crecer.

Hoy, el ya experimentado defensa argentino hace parte de las filas de un Deportivo Cali que está buscando a como dé lugar volver a ser campeón de la Liga Postobón. Pese a que la adaptación le ha costado un poco, el defensor gaucho habló con El País acerca de su recorrido y de su actualidad deportiva en la institución azucarera.

Resulta inevitable no preguntarle primero por ese clásico del 2004 ante Boca por la Libertadores ¿Cómo recuerda eso?
Mirá, ese es un recuerdo que a uno no se le borra nunca, pero yo lo tomé de una forma distinta a lo que se piensa, porque eran mis primeros cuatro meses como profesional en River y jugué ese clásico y marqué el segundo gol. De verdad que un partido como ese nunca lo volví a vivir más en mi carrera. Pese a haber perdido por penales, lo lindo fue que a la semana salimos campeones de Argentina.

¿El haber estado en River y otros clubes grandes es lo que lo ha formado como el jugador de temperamento que llamó la atención de los directivos del Cali?
Claro, todo eso se da con la experiencia que vos vas adquiriendo. Además, uno como defensa tiene un buen panorama del terrero y debe dirigir a sus compañeros. Aparte también tengo sangre italiana y eso me ayuda mucho a ser alguien de temperamento. Eso es lo que más necesitas para destacarte como defensor.

¿De qué parte de Italia viene su familia?
Por parte de mi padre, de la provincia de Chieti, allá hay muchos Nasuti. Lo del fútbol y el temperamento es algo que viene de casa porque mi viejo y mi hermano fueron jugadores de esas características: ir fuerte e inculcar respeto, ese es el estilo mío y de mi familia.

¿Cómo siente que ha sido su proceso de adaptación a este Deportivo Cali?
Pienso que el tema de la adaptación es algo complicado en todos lados. Siempre te va a costar conocer el estilo de juego del lugar al que llegas y también entenderte con tus compañeros de zaga. Ahora creo que me vengo afianzando muy bien.

¿Cómo asumió las críticas que había sobre usted al principio?
Eso es algo normal, que te quieran o no va a depender siempre de los resultados. Al principio las cosas me costaron un poco, pero poco a poco e ido entendiendo lo que el técnico quiere de mí. O sea, cuando llevas 14 años de experiencia sabes que cuando las cosas están mal debes corregir, y cuando están bien no hay que perder la humildad.

¿Qué tanto le ha costado enfrentar a delanteros tan hábiles y rápidos?
Si les das espacio y los dejas pensar seguramente se van a complicar las cosas. La clave es presionar en conjunto y poderse anticipar a la jugada. En los últimos partidos de Liga no nos marcaron gol por eso.

¿Le ha gustado la experiencia de tratar con jugadores tan jóvenes aquí?
Por supuesto, porque acá somos muchos los jugadores de experiencia y lo que tratamos de hacer es aconsejar de la mejor forma a los más jóvenes, y más que todo acá en el Cali, donde hay un potencial bárbaro. Ves jugar a una Sub-17 o una Sub-19 y te encuentras chicos con muchas condiciones. El trabajo de uno como hombre experimentado es hacer que ellos no pierdan el hambre de ganar.

Ahora la meta del equipo es ganar la Liga. ¿Hay con qué conseguirlo?
Cuando me llamaron me ilusioné mucho porque este es un club grande en el que quiero dejar una huella. Sé de la ansiedad de los hinchas, pero creo que tenemos un grupo de jugadores muy bueno que se merece salir campeón.

Con tantos años fuera de Argentina, ¿qué es lo que más extraña?
Lo que más se echa de menos allá es el fanatismo con el que se vive el fútbol. Lógicamente aquí también se vive un ambiente parecido. Y en lo personal uno extraña su familia y comer un asado con los amigos, pero todo eso es parte del crecimiento profesional.

¿Y cuál es el secreto de los Nasuti para hacer un buen asado?
Lo primero que uno tiene que hacer es conseguir buena carne (risas). De resto, el truco está en el fuego, en tenerlo lento y no apurarlo por nada del mundo, para que la carne se logre cocinar bien. Eso es algo que aprendí a hacer viendo a mis amigos y lógicamente a mi viejo.

Finalmente, ¿cómo es Cristian Nasuti en su vida personal?
Por ahí la gente a veces me tiene bajo el concepto de que soy una persona muy seria, pero al contrario, el que me conoce sabe que soy alguien alegre, buena onda y sobre todo muy positivo. De resto, me gusta jugar al tenis, en Ecuador lo hacía a menudo, y pasar tiempo con mi familia y con mis hijos. Les encanta jugar Play.
0
0
0
0No hay comentarios