Mónaco pasó una prueba complicada en Shanghai