Mora: No me alcanza sólo con hacerle goles a Boca



Mora vuelve al Monumental y habla de todo: Ramón, Teo, Cavenaghi, los pibes, Gallardo y su relación con los hinchas. “Quiero dejar una huella”.

Hay por estos lares del planeta una buena porción de futbolistas que sueña con vestir aunque sea un segundo la camiseta del glorioso Riverplei. Son contados los que llegan a probársela. Entre ellos, están los que se la ponen y les queda inmensa, están también los que parecen llevarla pintada y está Rodrigo Mora. Caso extraño el del uruguayo, que empezó en Núñez como para convertirse en ídolo y se fue casi en silencio. Ahora, después de un primer breve paréntesis en Benfica y otro un poquito más prolongado en la U de Chile, el botija atraviesa el que es su tercer ciclo en River en algo más de dos años. Y a horas de volver a pisar el Monumental, habla de todo: lo bueno y lo malo.

-¿Estás de vuelta adonde más te gusta?

-Sí, claro. River es un gran club y sé que muchos pibes del mundo quisieran tener la oportunidad de vestir esta camiseta. Por eso yo me siento un privilegiado, porque es la tercera vez que me toca usarla.

-¿Te habías ido triste?

-Sí, triste y también con bronca, porque yo nunca quise irme de acá. Ahora pretendo demostrar lo que fui en mis primeros seis meses en River.

-¿Ramón fue directo con vos cuando te borró?

-No, para nada. Nunca supe qué pasó, nunca fue claro, nunca me habló. Nunca entendí nada. No había relación. Ninguna relación.

-¿Quedaste con rencor?

-No, yo no tengo problemas con nadie. Vengo en paz y a tratar de disfrutar. Lo que pasó ya fue. A Ramón Díaz lo respeto porque es el técnico mas ganador de la historia del club y nada más. Si Dios me puso acá es porque algo lindo me espera. Estoy feliz: no hay nada mejor que haber vuelto a River.

-¿Tomás este regreso como una revancha?

-No sé si revancha, yo no lo llamaría así... Quiero volver a ser el jugador que todos quieren. Tratar de soltarme y de volver al gol.

-¿El gol es fundamental para vos?

-Quizá me pusieron una chapa de goleador que no tengo. Muchas veces me queda la posibilidad de definir y elijo asistir a un compañero mejor ubicado. Igual, por ser delantero debo convertir sí o sí. Vendría bien un gol para arrancar con el pie derecho.

-¿Vos, entonces, no te considerás un 9?

-No, yo soy un delantero capaz de jugar en cualquier puesto de ataque, donde me pongan. Me puedo mover en el área o por los costados, pero siempre tratando de llegar al gol.

-¿Qué te pide Gallardo?

-Que no salga del área, que ése es mi lugar, que apoye y que gire. Que esté siempre cerca del gol. Y que si el rival juega con línea de tres, entonces caiga en las puntas. Pero en general me pide que me mueva más por adentro. Creo que nos vamos a entender porque él jugaba cerca de los delanteros. Basa muchos trabajos en los diferentes movimientos ofensivos, como los del enganche y los puntas, también el avance de los laterales... Seguramente todo eso va a dar resultado.

-¿Y con Teo ya empezaron a tirar paredes?

-Es un gran jugador, con mucha experiencia y la verdad que es fácil entenderse con él. En el torneo pasado quedó demostrado todo lo que es Teo.

-Después de ustedes, vienen Boyé, Driussi, Simeone, todos chicos: ¿todavía les falta mucho?

-Yo a los pibes los veo con mucha personalidad. Mirá que no es fácil ponerse la camiseta de River a los 18 años. Están con muchas ganas, muy enchufados, y no nos podemos dejar estar porque te comen. Igual, calculo que para un defensor no debe ser lo mismo marcar a un juvenil que a Teo o Cavenaghi.

-¿Relaja que River venga de ser campeón?

-Cuando te ponés esta camiseta, tenés que ganar todos los domingos. La exigencia es la misma y hay tres competencias por delante. Lo bueno es que ahora cualquier equipo respeta a River, ya no es como antes.

-¿Ya pudiste disfrutar plenamente de River?

-No. Todavía no como me gustaría. River es un club grande y creo que me queda mucho por disfrutar y por responder, porque acá se te exige todos los días. Mi gran objetivo es dejar una huella, algo que todavía no se me dio. Por eso quiero aprovechar esta nueva chance: sería hermoso coronarlo con un título.

-¿Esta vez te vas a quedar más tiempo en Núñez?

-No sé qué puede pasar mañana, porque de repente aparece una oferta de Europa y es una oportunidad hermosa para vos y tu familia y no la podés dejar pasar. Pero yo acá estoy contento, siempre lo dije: en River me siento como en mi casa.

-¿Qué te dicen los hinchas por la calle?

-Lo mismo de siempre, ja. “Vamos, Morita: tenés que hacerle los goles a Boca”. Es algo lindo, que disfruto mucho, pero yo pienso que no me alcanza sólo con hacerle goles a Boca.

-Tal vez a los hinchas sí.

-Puede ser. Pero contra Boca jugamos una vez cada seis meses, o en algún torneo de verano, y todavía falta mucho para eso. Ojalá que el arco se me abra rápido, antes del superclásico.