Nacional 4 - Peñarol 1...

BAILE

El clásico de Cuarta División quedó en manos de Nacional, que goleó 4-1 a Peñarol en el Parque Viera gracias a los goles de Labandeira, Lapido, Olivera y Cabrera. Rodríguez descontó para los aurinegros.



La mañana la comenzó mejor Peñarol, que de entrada tuvo una chance clara con un remate de Miguel Merentiel que dio en el palo izquierdo del arco tricolor. Luego, el equipo de Álvaro Regueira dispuso de varias situaciones de peligro pero no las concretó.

Y como dice una de las tantas máximas del fútbol, goles errados son goles en contra. A los 30’ Facundo Labandeira se metió por el callejón central aprovechando una pelota que peinó Rodrigo Amaral y definió suave ante la salida de Adriano Freitas para poner el 1-0 de Nacional.

El aurinegro no tuvo reacción y el tricolor, que en los primeros minutos se vio superado, levantó y fue efectivo. A los 36’ llegó el segundo gracias a un golpe de cabeza de Agustín Lapido y a los 44’, Mathías Olivera se vistió de “nueve” y puso las cosas 3-1 para el equipo de Carlos Rodao para irse arriba al descanso.


En el complemento, Nacional sufrió la expulsión de Mathías Olivera a los 53’ y un minuto más tarde llegó el descuento y la esperanza para Peñarol. Un tiro libre de Mathías Rodríguez se metió en el arco de Camilo Rodríguez y el carbonero acortó la diferencia.

Jugando con un hombre más, Peñarol buscó por todos los medios, pero no encontró los caminos al gol y a los 67’ se fue expulsado Jefferson Quintana por una falta que el árbitro Miguel Piñeyro sancionó al borde del área cuando era penal para Nacional.

De ahí en más quedaron los dos en igualdad de condiciones: 10 contra 10. El tricolor esperó atrás y salió rápido de contragolpe. Y así fue que lo liquidó a los 73’ gracias al gol de Maicol Cabrera para poner el definitivo 4-1 de los albos.



De esta manera, Nacional sumó un nuevo triunfo y se mantiene al frente de la tabla de posiciones del Torneo Apertura de Cuarta División, pero por sobre todo, arrancó la mañana con una sonrisa, ganando el clásico.