Check the new version here

Popular channels

Negocios turbios en Racing Club




De repente, de un día para el otro, surgió la noticia de que Racing pretende a Osorio y Acevedo, dos ignotos jugadores. Sin embargo, esto tiene un por qué: los dos futbolistas están vinculados a Christian Bragarnik, representante de Cocca y hombre que acostumbra a hacer estos tipos de triangulaciones

De los últimos refuerzos que lleguen, dependerá la calidad de Racing en este mercado de pases. Es decir, si son de jerarquía, se habrá tenido un muy buen receso; mientras que si son de los que Passarella en algún momento catalogó como “falopa”, nuevamente la Academia habrá sido protagonista de un pobre mercado de pases.

Y la verdad, los nombres que se mencionan para llegar hacen creer que va a pasar esto último. Humberto Osorio será jugador de Racing; y Nelson Acevedo puede serlo en las próximas horas. ¿Quiénes son? El primero es un desconocido delantero colombiano que viene de no jugar en España y que sólo hizo goles seis meses, en un San Martín de San Juan que descendió. El segundo es un mediocampista de Defensa y Justicia, con más juego que quite, pero también desconocido para el fútbol grande.

Osorio, de repente, le ganó la pulseada a Valencia. Y Cocca prefirió descartar a Buonanotte para que llegue Acevedo (son posiciones diferentes). Esto, como mínimo, es llamativo. Desprolijo, seguro. E irresponsable, más aún.

Pero esto que parece inentendible para cualquiera que entienda algo, no lo es tanto cuando se sabe el ‘detrás de escena’ de todo esto. Y acá hay un nombre propio bien claro: Christian Bragarnik. ¡Sí, el mismo que representa a Cocca!

El empresario es el representante de Acevedo y es el gerenciador de Tijuana, el club mexicano que acaba de comprarle al Valladolid a Osorio, pero que no puede usarlo en este semestre porque tiene el cupo de extranjeros completos. ¡Aunque parezca mentira, es así! ¿Casualidad o causalidad?

Pero… ¿Quién es Bragarnik? Además de representar a Cocca, maneja el fútbol de Defensa y Justicia, donde se desempeñan la gran mayoría de sus jugadores. Hay varios ejemplos de la desprolijidad de este personaje del fútbol.

Un ejemplo claro: Sergio Almirón, flamante técnico de Independiente, también es representado por él. El DT llegó a Defensa desde México, luego se fue al Tijuana y terminó en Godoy Cruz (club donde también coloca a varios de sus jugadores). Ahora, Almirón llegó a Independiente, que apenas horas después sumó su primer refuerzo: Juan Lucero. ¿Por quién es representado Lucero? Por Bragarnik. ¿Casualidad o causalidad?

Bueno, este Bragarnik ya entró en Racing. Lamentablemente. Antes del mercado de pases, el juvenil Di Plácido denunció en radio que le habían exigido que tenía que ser representado por él para llegar a Racing. ¿Qué sucedió? El jugador no llegó nunca. ¡Una enorme mancha que nadie quiso ‘escuchar’!

Ahora, en el cierre del libro de pases, y como todo ‘ave de rapiña’ (es lo mismo que decir representante), quiere ‘meter’ en el club a dos de los suyos. Y tiene el aval de Cocca, lo que genera aún más desconcierto y desconfianza. Vale recordar que el actual entrenador de la Academia tuvo problemas en los clubes anteriores con los dirigentes por el mismo tema.

Pero él podrá querer hacer lo que más le convenga. Lo que preocupa es que lo dejen. Y los dirigentes de Racing lo dejan. Es decir, Blanco está dejando que Bragarnik haga su negocio. Y que utilice al club para esto. ¡Una decisión imperdonable, que es anti ética!

Como consecuencia de todo esto, se le pide un favor a Blanco: deshaga el pase de Osorio y que no llegue Acevedo (además, ninguno de los dos tiene la jerarquía para jugar en Racing). Que prime la ética y la responsabilidad por sobre los intereses de terceros. Bragarnik tiene que estar fuera de Racing. El club no lo necesita.

Y si Blanco no entiende esto, él también debería alejarse ya. Ah, pero que no se olvide a su ‘amigo’ Bragarnik…
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New