Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?
De Neymar, todo el mundo espera que resuelva los partidos como lo hizo frente a Perú: un gol de cabeza, apenas después del primer gol rival, y una asistencia genial cuando ya no quedaba tiempo para que Brasil se impusiera por 2-1.



De Neymar, nadie espera que reciba dos tarjetas amarillas en los dos primeros encuentros de Brasil. Y mucho menos, que los árbitros lo amonesten por dos situaciones insólitas.

Frente a Perú, el juez García Orozco amonestó al brasileño porque, tras marcar con la espuma el lugar desde donde debía ejecutarse la falta, Neymar la quitó con la mano.

Ante Colombia, el atacante intentó engañar a todos: tras un centro de Dani Alves, cabeceó y la pelota la atajó Ospina, pero en ese mismo movimiento el balón llegó otra vez a Neymar quien, desequilibrado por el impulso, intentó empujar el balón con su brazo izquierdo. Otra vez amarilla.