“No define, pero es importante”...





Cavenaghi no le esquiva a la presión y admite que el partido del jueves ante Juan Aurich es clave para las aspiraciones coperas. ¿Del césped sintético? “La pelota no pica igual, pero hay que sopreponernos y jugar”, respondió el Torito.
Por el empate 1-1 contra Tigres, River quedó apremiado en el grupo 6, con apenas un punto. Y si bien faltarán tres fechas una vez que concluya su visita a Chiclayo ante Juan Aurich, un resultado negativo lo dejaría contra las cuerdas. Tiene que ganar para estar tranquilo y, a tres días para el choque, Fernando Cavenaghi afirmó: “Aunque no defina nada, es importante. Aurich es un equipo muy duro, que se hace fuerte”.
Primero fue la travesía por Oruro, con la altura presente. Y ahora River deberá jugar en el llano, pero con un factor que no pasa inadvertido: el césped en el estadio de Chiclayo es sintético. Por eso, el Millo estuvo entrenando en la cancha de pasto artificial que tiene en Núñez. Tendrá que adaptarse a este terreno. Sobre este tema, el Torito opinó: “La pelota no pica igual, pero hay que sobreponernos a todos y jugar. Nos tocó el peor grupo en cuanto a viajes, la altura y el sintético, pero ya está. Tendremos que adaptarnos lo mejor posible”.
Luego del 2-2 ante Unión en el Monumental, Cavenaghi, que convirtió un gol, hizo catarsis y le trató de buscar una explicación al empate: “Tal vez nos relajamos inconscientemente y pensamos que estaba ganado. Hay que jugar y ganar. Tenemos un plantel de grandes jugadores”. Sin excusas, a pesar de que River haya disputado ese choque con un equipo alternativo.
Por último, a nivel personal, el goleador contó se se está sintiendo “mucho mejor” con el correr de los partidos, luego de una inactividad de cuatro meses durante 2014.