Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?
13 de Marzo de 2015
Boca
“No fui figura: erré muchos goles”
Daniel Osvaldo se mostró feliz por la goleada ante Zamora, pero también tuvo tiempo para la autocrítica.

Silvio Ricci
Definición - “Tengo que ser más simple, cerrar los ojos y reventarle el arco”, dice el goleador.
Ese primer gol ante Wanderers de Montevideo dejó en claro dos cualidades de Daniel Osvaldo: que es un nueve temible para cualquier defensa, que tiene el gol a flor de piel, más allá de los que erre, y que es todo un personaje, un showman, trasladándolo al mundo de la actuación. Demostró ambas facetas en su debut, dedicándole su gol a su pareja. Volvió a hacerlo el miércoles ante el Zamora, con un doblete y una puesta en escena para sacarse una foto con todos sus compañeros en pleno festejo.
El día siguiente fue todo suyo. El complejo Pedro Pompilio fue el escenario para que el delantero despliegue toda su excentricidad frente a las cámaras de televisión. Vestido con un atuendo bastante llamativo, remera, jeans con remiendos de todos colores, y tiradores con flores, el goleador de Boca en la Copa se rio de sí mismo y expresó su felicidad por vestir la camiseta azul y amarillo.   
“Cuando me hicieron el penal le dije al Burrito: ‘Burro, dejame patearlo que me erré 200 goles’”, contó el futbolista proveniente de Italia, a la vez que confesó la respuesta de Martínez: “Me debes una”.
Y precisamente sobre la cantidad de goles que falló frente al arco de Zamora, Osvaldo se sinceró: “A veces es como que quiero hacer el gol lindo. Tengo que ser más simple, cerrar los ojos y reventarle el arco. Me recrimino mucha las ocasiones desperdiciadas.” Es más, a pura risa, se preguntó: “Con todos los goles que erré ayer (por el miércoles) ¿cómo puede ser que muchos medios me hayan elegido como figura?”
Desde hace tiempo, Daniel Osvaldo viene manifestando su amor por Boca. Y eso lo hizo notar en los días que comenzó a correrse el rumor de que podía desembarcar en La Ribera. Ahora con el sueño cumplido, el atacante expresa toda su alegría. “Verdaderamente estoy muy feliz por jugar al fin en Boca. Tenía muchas ganas y finalmente se dio. Es un sueño hecho realidad”, dijo la nueva figura xeneize.
Y mientras habla con el periodismo, se mueve de acá para allá en la silla con rueditas. Se acomoda una y otra vez sus anteojos, casi como un tic. Y sobre el look intelectual que le dan sus lentes, que muchos pensaban que eran pura pinta, el jugador confesó: “Los anteojos los uso porque realmente no veo un carajo. Algunos creen que los uso de facha, pero nada que ver. Mirá cómo será que para jugar uso lentes de contacto.