About Taringa!

Popular channels

OgroDiamond: "De acá a un año vuelvo a jugar en un equipo gr




"De acá a un año vuelvo a jugar en un equipo grande"

1 ¿Quién es Cristian Fabbiani? Un pibe de barrio, familiero, tranquilo, ahí creo que uno marca la diferencia: nunca se me subieron los humos a la cabeza, es la verdad.

2 ¿Cuántas veces por semana ibas al boliche en tu momento de gloria? Primero, te aclaro que mi casa era Sunset y no la otra que nombraban siempre. A los 23 años salía, pero lo lógico. Si jugaba un sábado y ganábamos, iba esa noche del sábado y listo. Quizás algún día de la semana, miércoles o jueves, pero uno solo, y ocasionalmente. Lo peor de todo es que yo nunca iba solo, salía con mis compañeros, con muchos de mis compañeros, y resulta que al final el único escrachado era yo.

3 ¿Se exageraba o vos ayudabas con el tema? Se re exageraba, si muchas veces hablaban de mí y nada que ver. Un día se prendió fuego el restaurante mexicano que está al lado de casa, y dijeron que se había prendido fuego mi casa. Mi mamá me llamaba desesperada, llorando, y yo estaba viajando hacia Rosario para jugar con All Boys. De esas, tengo un montón para contar, imaginate las pelotudeces que llegaron a decir de mí.

4 ¿Era imposible que Argentina no goleara a España en ese amistoso del 2010 en River? ¡Qué baile le dio Argentina ese día, no! Era imposible, si yo estaba festejando mi cumpleaños en el boliche y de golpe cayó toda la selección de España. En ese momento jugaba en All Boys e invité al presidente y a todos mis compañeros y de golpe llegaron los jugadores de España, ¿sabés cómo terminaron? Arriba de la mesa, haciendo cosas, chupando como locos. Me llamaban desde las radios de España para hacerme entrevistas. Pero escuchame, me pareció algo normal: si yo fuera campeón del mundo, todavía estoy de fiesta (risas). ¡Claro, después Argentina le dio un peludo tremendo! No sabés cómo estaba el que metió el gol de cabeza el otro día para el Madrid, ¡mamita! Sergio Ramos, sí, sí (risas). ¿Y el arquero? Al otro día no agarró ni una, un desastre, estaba en el boliche todavía, ja, ja, ja, Pepe Reina.

5 Siempre se te ve sonriente, ¿en algún momento te bajoneás? No, no, porque lo único que me falta en la vida es mi viejo, que falleció a mis 8 años, pero después tengo todo: una gran familia, amigos, tengo a mi hija Uma, ahora seré papá otra vez, encontré a una mujer de verdad, Gimena… Sé de dónde vengo y todo lo que me costó llegar, y algo bueno de mi carácter es eso, que no me bajoneo nunca.

6 ¿Fuiste gordito desde pibe? Noooo, de pibe era una lágrima… Ensanché de grande, después de los 23 años.

7 ¿Qué comida te pierde? Los ravioles y el queso y dulce. Todos mis familiares saben que si me invitan a comer, pueden cocinar cualquier cosa pero tiene que haber queso y dulce de postre. Fresco y batata. Cuando jugaba en Rumania no extrañé la comida, pero sí el queso y dulce. Acá, en las concentraciones, capaz que no comía el plato de comida pero sí queso y dulce. Todos los días queso y dulce.

8 ¿Tu mamá te sigue preparando los ravioles? Mi vieja sigue haciendo de todo, yo voy 3 veces por semana a verla a su casa de Ciudad Evita, pero voy a tomar mate nada más, cuando llega la hora de comer, me rajo.

9 ¿Cuánto acusa hoy la balanza? Bien: 97 kilos, volví al peso que tenía en Newell’s. A River llegué con 102, después bajé a 98 y 96 también, pero ahí el tema pasa porque cuando las cosas te tienen que salir mal, te salen mal, por más que estés flaco o gordo. De hecho, arranqué muy bien en River, fui a Tandil a hacer la pretemporada, bajé 7 u 8 kilos y ahí empecé a jugar mal. Es todo relativo.

10 ¿Cuánto fue lo máximo que pesaste? Ehhhh… 120 kilos. Fue el año pasado, cuando dejé de jugar en Independiente Rivadavia. En un momento me miré frente al espejo y me dije: “Quiero volver a jugar al fútbol, no puedo estar así”. Me puse a hacer dieta, a entrenar con Juan Mónaco, mi profe, y el indoorshow me dio el impulso final. Los muchachos de ahí me ayudaron muchísimo, todos los días me hablaba uno diferente: que no perdiera esta oportunidad, que tengo apenas 30 años, que trate de hacer las cosas bien. Creo que ellos vieron que era un buen pibe y por eso me hablaban. Además, son todos ganadores: Ruggeri, Mancuso, Passet, Navarro Montoya, Soñora, Pernía, Bichi Fuertes, Calderón…


CON LA CARETA del ogro Shrek con que se hizo conocido. El rito nació en una apuesta previa a un partido, cuando jugaba en Palestino de Chile. En aquel país había triunfado su tío Oscar.
11 ¿Cómo caíste en el Indoor Show? Estaba sin jugar y Rodrigo Staltieri, que es el primo de mi mejor amigo, me acercó la chance y no la desaproveché. Arranqué y volví a ser feliz con el fútbol, y eso me estimuló a volver a jugar y por eso lo haré a partir de junio en el Sport Boys de Bolivia (ya debutó y convirtió). Yo llevaba 6 meses sin jugar porque no me gustaban las ofertas que había, preferí esperar un poco y cuando me quise acordar ya había cerrado el libro de pases. Por suerte ahora cambió.

12 ¿Vas a jugar indoorshow y fútbol profesional? No, porque el requisito para jugar indoorshow era ser mayor de 30 años y haber estado al menos 6 meses sin jugar profesionalmente, así que entré justito. El debut fue en Catamarca, viajamos en micro, una experiencia espectacular, con jugadores como Ruggeri contando anécdotas. Lo disfruto un montón.

13 Me imagino lo que deben ser esas sobremesas... Tremendas, son espectaculares. A Galíndez, el masajista, lo cargan todos pero tiene un montón de vueltas olímpicas. Está el Gallego González, que es el técnico, para mí es un orgullo sentarme en esa mesa. Y encima ahora va a jugar Caniggia, ¿sabés lo que significa eso para mí?

14 ¿Cómo llegaste a Sport Boys? Mujica, un gran amigo que jugó conmigo en Rumania, me había llamado el año pasado para que le recomendara un 9 conocido y llevé al Bichi Fuertes. Anduvo muy bien. Ahora me llamaron a mí. Es un club que está creciendo. Firmé por 6 meses y, si quiero, en diciembre decido si sigo 6 meses más. El club es de Santa Cruz de la Sierra, no hay altura, pero a diferencia del Bichi Fuertes, que no jugaba en la altura, yo iré a todos lados. A mí no me afectó mucho la altura cuando jugué.

15 ¿Ya hablaste con Clausen, el técnico? Mirá que es hombre de pocas pulgas. Hablé cuando viajé para conocer a mis compañeros, vi los entrenamientos, le pregunté cómo era el club, todo bien. Yo voy a trabajar y a jugar.

16 ¿No te puso cláusulas especiales en el contrato por el tema peso y salidas nocturnas, como te pasó en Independiente Rivadavia? Nooo, para nada, eso fue una gran mentira, otro invento más. Lo que pasa es que ahí, en el club, había un chanta, una persona al que llamaban “el cáncer del club”. No es Daniel Vila, lo aclaro, porque tanto él como su hijo Agustín se portaron 10 puntos conmigo, y me saco el sombrero. Vila armó un equipo para salir campeón y esa persona lo destruyó, no te puedo dar el nombre, por suerte ya se fue.

17 ¿Vas a tirar paredes con Evo Morales? Todos piensan que Evo va a jugar, yo creo que lo hará 15 minutos, para darle una mano al club, para que crezca.

18 Se la vas a pasar, me imagino... Sí, si se la puedo dar, se la doy, no tengo problemas… Si se la pasé a cada uno (risas).

19 Te vi como panelista en Fox, ¿estás preparando tu terreno para un futuro de comentarista? En el futuro, a mí me gustaría ser director técnico, plasmar lo que me enseñaron en Lanús Miguel Micó, Luis Zubeldía, Saturno, Cristofanelli, los profes Cáceres y Castucci, pero si puedo sacarle el lugar al Pollo Vignolo en la tele, me encantaría hacerlo, ponelo bien grande eso (risas). Llegué a Fox porque soy amigo de Mariano Lavalle y del Pollo. Me hice amigo de él después de que me entrevistara varias veces, porque a mi entender es uno de los mejores periodistas. Me gusta que no le falta el espeto al jugador y eso, para un futbolista, es muy importante.

20 ¿Qué sería “faltarle el respeto”? Nunca te va a decir barbaridades, como cuando tiré una vez un taco contra San Lorenzo porque no tenía otro recurso, y como no fue gol, me basurearon mal y me dijeron cualquier cosa, que no tenía ganas de jugar y no sé cuántas barbaridades más.


UN GRAN CAMPEONATO en Newell´s, tras regresar de Rumania, lo proyectó a la consideración y varios clubes grandes se interesaron por él. Aquí, marcado por Dátolo y Battaglia, de Boca.
21 ¿Qué es lo que más y lo que menos te gustó de tu función en los medios? No me banco la falta de respeto. El otro día veníamos de jugar al fútbol escuchando en la radio un partido de Independiente y el relator decía “los jugadores de Independiente no tienen ganas de jugar”. ¡Pará! ¿Cómo sabés que no tienen ganas de jugar? A mí nunca me pasó: si no tenés ganas, tenés que dedicarte a otra cosa. Encima, el hincha escucha eso y más como está la situación con la violencia, ¡puede ser un desastre! Después, me gustó el trato que recibí en todos los programas de Fox. Es un lugar al que me daban ganas de ir, me tomaba unos mates con los productores, estuvo muy bueno, era como en un vestuario antes de empezar el partido, me sentí re cómodo.

22 ¿Qué ex jugador te gusta cómo comenta? El Patrón Bermúdez me gusta mucho. Se nota que sabe.

23 Ahora que estuviste en el ambiente del periodismo, ¿hay mucho puterío? Uno se entera de un montón de cosas ahí adentro. Es como en la vida, como le debe pasar a los empleados de esta cafetería o de cualquier lado. Son bravos ustedes, eh, hay celos, pica, gracias a Dios tengo la suerte de llevarme bien con el 95% de los periodistas.

24 ¿Cuál es la frase que más te repite la gente por la calle? Es lindo, me siento querido por la gente, por más que en River me terminó yendo mal. Creo que me hice respetar como jugador y me gané mi lugar. “Ogro, volvé a River”, me gritan muchos. Hace dos años viajé a Córdoba a jugar un partido de Copa Argentina con Independiente Rivadavia, Gamboa era nuestro técnico y nos dijo de ir a ver el clásico. Quedé en la cola entre todos los bosteros, me empezaron a putear y casi me peleo, tuve que saltar el alambrado e irme para el sector de River. Caí en la popular de River y la gente empezó a gritar “Ogrooooo, Ogrooooo”. Me sorprendió.

25 Pensé que habías quedado mal con la gente de River después de que le hicieras gestos en un partido con Independiente. No, eso fue más que nada a la platea esa, la San Martín. Le pondría una bomba a esa platea, es gente que no sabe valorar. Yo había ido a River por la camiseta, me había jugado la vida, pero con el diario del lunes es fácil...

26 ¿Cuántas peleas tenés en tu CV? ¿A piñas? Dos o tres, no más. Nunca me gustó pelearme, sinceramente… pero cuando me enojo, no paro. Tuve un montón de enfrentamientos cara a cara, pero como mido dos metros, el que me quiere pelear tiene que ser más grande que yo. De pibe, como era el más chiquito de la banda, me cuidaban todos, y si uno me daba una patada, mis compañeros le respondían con cuatro patadas más.

27 ¿Con algún compañero te agarraste a piñas? Con Román Díaz, el Loco, en Lanús. Fue en una práctica, un pibito de inferiores me pegó una patada fuerte y le dije “andá más despacio”, el Loco saltó con un “callate vos, dejá de calentar”, y yo, no sé por qué, porque no soy de enojarme, me fui y lo esperé adentro del vestuario. Entró y no le di tiempo a nada, me tiré encima y le empecé a pegar. Era chiquito, debo decir que me abusé (risas). Encima era amigo mío, nos separó Chiquito Bossio. A los dos días estábamos juntos de vuelta.
0No comments yet
      GIF