Canales populares

Osvaldo, goles y marketing









No hay quien le descuente a Daniel Osvaldo alguno de sus goles. Bien logrados lo tiene, desde los que metió en Huracán, en la B Nacional, cuando la mayor osadía de su imagen era imitar el mechón de Ronaldo (el gordo) hasta los que hizo en el Inter, el año pasado, ya con pilcha, corte y perfume italiano incorporados. En medio, en casi una década de fútbol profesional, diez equipos, incluida la selección italiana, que aprovechó la doble nacionalidad que un jovencito Osvaldo sacó para que su futuro en Europa no tuviese trabas de pasaporte, y lo apropió de la etapa Sub 20 a la mayor. Pero, ¿quién es Daniel Osvaldo? Futbolista de gran porte, interesantes gestos técnicos, relativa buena efectividad, con vuelo corto en la mayoría de los clubes en los que jugó, y en algunos de ellos con final tormentoso (que hasta le costó quedar fuera de la selección un año antes del Mundial de Brasil), llega a Boca como una estrella aunque tiene todo por ratificar. Algo así como un consagrado sin consagración, todavía más conocido, al ojo del gran público, porque se casó con una actriz conocida o la campaña publicitaria de slips que se acaba de relanzar, que por sus logros futboleros. Sin que esto signifique despreciar sus indudables cualidades deportivas, hoy Osvaldo se hace camino al andar de la mano de su onda y de su marketing. Por suerte para él, en un club que le da mucha importancia a la imagen. Pero como todo equipo de fútbol, más importancia le da a los goles. En el verde césped, la cáscara cede rápido y queda lo que verdaderamente tiene valor. El desafío de Osvaldo será meter goles y ser constante. Y desde ahí darle espacio al marketing, sin que se lo coma el personaje.





0
0
0
0No hay comentarios