Canales populares

Peñarol de película



En los últimos cuatro partidos que jugó, Peñarol ganó 12 puntos y metió 16 goles; y ayer a los 50` vencía 4 a 0, cómodo, tranquilo.
Así, a primera vista, y también "rascando" un poco lo que viene siendo -y volvió a ser en la víspera- su funcionamiento colectivo, sobre todo en la faz ofensiva, Peñarol es un cuadro de película.
Realmente no sólo gusta; es contundente, posee herramientas variadas para lanzarse al área rival y, tanto en el arranque como en la llegada, es "dañino".
Zambrana que, aún corrido más a la izquierda, volvió a ser aquel "10" encarador, profundo, que Carrasco "destapó" en su primer año en River, pero que el propio "JR" en la siguiente temporada lo confinó a una punta como N° 7, y ahí ya no fue el mismo.

Estoyanoff que, ahora más fino, no sólo llega con claridad cuando define, sino que -por el lado opuesto a Zambrana- mete con precisión y practicidad, muchas veces de primera, centros y pases de gol para que Olivera y Zalayeta los capitalicen.
Y, por supuesto, los propios Olivera y Zalayeta que, ahora con mayor y mejor compañía, porque también llegan de frente Grossmüller y Raguso por el lateral izquierdo con sus pujantes subidas, es como que se hubieran sacado un peso de encima: ya no son los "salvadores" del equipo.
Así, pues, con esas armas, Peñarol metió cuatro goles en 50` y, ante un Racing que no fue sólido en el fondo, muchas veces le costó sacar la pelota de esa zona, incluso la perdió en la salida, y demoró 62` para crear la primera situación de peligro, parecía un cuadro de película. Parecía.
¿No lo es? Y... sí, pero no sólo por su eficacia ofensiva: bastó que Piazza hiciera tres cambios al unísono y Racing tuviese otra profundidad con la entrada de Gamarra, Tabo y "Falucho" Silva, para que en dos llegadas a Peñarol le metieran otros tantos goles.
Es sugestivo. Por eso, e inclusive porque después Zalayeta hizo el quinto, este equipo aurinegro es como esos paisajes y construcciones de los estudios cinematográficos de Hollywood: adelante, en la fachada, es divino; ahora, cuando se pasa hacia atrás, y como sólo marca Novick a Peñarol le pasan para atrás -o, al menos, le manejan la pelota- seguido, es distinto. Uno no sabe con lo que se puede encontrar. Tal vez lo que vio fue sólo una fantasía.
La cifra
16
goles hizo Peñarol en 4 partidos: 3 a Central y 4 a Cerro largo, El Tanque y Racing.

Queres saber mas sobre la Historia del Carbonero? entra a este megapost hecho por mi



http://www.taringa.net/posts/deportes/15101934/C_A-Penarol---Grande-entre-grandes.html
0
0
0
0No hay comentarios