Polonia da el golpe

Polonia da el gran golpe




El arcoíris de Michal Kwiatkowski ha terminado por certificar lo que ha sido una realidad a lo largo de 2014. El histórico año en el que el ciclismo polaco ha terminado por confirmarse como una de las principales potencias del ciclismo mundial. Ya es algo más que un poder emergente al que paulatinamente se le iba viendo llegar a lo más alto con la progresión de sus jóvenes promesas.

Con Kwiato y su victoria en el Mundial de Ponferrada ha llegado la guinda a una temporada descomunal. El corredor de Omega Quick Step abrió el tarro de las esencias con un comienzo arrollador. Victorias en Mallorca, en el Algarve, la Strade Bianche ante Sagan, el prólogo de Romandía, pódium en la Vuelta al País Vasco, en Flecha Valona y en Lieja, quinto en la Amstel…

Fue el gran nombre propio del primer tercio de la temporada, hasta el punto de que el comienzo de su segundo pico con el Tour como objetivo, que lo empezó ganando el campeonato contra el crono de su país, no le llevó a Francia con el mismo punto de energía.

Se quedó sin gas en la Grande Boucle y lo fue recuperando hasta regresar en perfectas condiciones del Tour de Gran Bretaña donde se llevó una etapa y perdió la carrera por los pelos. En Ponferrada, ocho compañeros trabajando para él y el hambre por descubrir un territorio desconocido aún en su país hicieron el resto.

Majka y Niemiec han sido los otros dos puntales decisivos que han acompañado con sus resultados el buen hacer del ciclismo polaco. Todo el Tour que se le atragantó a Kwiatkowski, le salió a pedir de boca al del Tinkoff Saxo. El mosqueo inicial por llegar del desgaste del Giro, a última hora, sin descanso, para cubrir la baja de Kreuziger, desembocó en un final de carrera descomunal con dos triunfos de etapa en Alpes y Pirineos y el maillot de la montaña para subir al pódium final en París. Niemiec coronó la labor polaca en las tres grandes con un triunfo en la Vuelta en una cima histórica como la de los Lagos de Covadonga.

Maciej, el pequeño de los Bodnar, ha sido un buen apoyo en el Cannondale de Sagan, De Marchi y Caruso. Completó Tour y Vuelta y hasta ganó la crono de los Tres días de la Panne. Huzarski también debutó en el Tour con NetApp Endura. Y luego no hay que olvidarse del veterano Smzyd, ya en la recta final de una carrera que veremos qué derroteros toma a partir de ahora, de Karol Domagalski en Caja Rural Seguros RGA o de Michal Golas, la mano derecha, el hombre de confianza de Kwiatkowski en OPQS. El futuro Etixx Quick Step donde llegará otro polaco a la familia, el joven Lukasz Wisniowski, otro ejemplo de ciclista fuerte, regular y no exento de un buen rush final.

Con la presencia del histórico CCC Polsat como representación en la categoría ProContinental y un buen ramillete de equipos continentales que cuentan con un notable calendario en el este europeo para foguear y madurar a ciclistas que necesitan algo más de tiempo para brillar, Polonia tiene bien enraizadas sus estructuras ciclistas para seguir dando de qué hablar y celebrar sus éxitos.