Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?
Florentino dimisión!


Por José Joaquín Brotons



Es muy difícil entender la “guerra civil” que hay montada en el Real Madrid tres meses después de ganar la Décima. Parecía que el ansiado título iba a ser un bálsamo, una tregua dentro de la entidad, pero los acontecimientos han propiciado la construcción de varias trincheras. La traición de Xabi Alonso, la marcha a disgusto de Di Maria, las sorprendentes llegadas del colombiano James y el mejicano Chicharito, las dos derrotas seguidas en la Liga y el inacabable plebiscito sobre Casillas, más la guerra de Florentino con los Ultra Sur han convertido el Bernabéu en un activo campo de batalla. Es verdad que como dice un amigo mío, en estos tres meses “Ha abdicado el Rey, seguimos hablando del príncipe Felipe, la selección española de fútbol fracaso en el Mundial de Brasil, se han muerto Emilio Botín e Isidoro Alvarez, la selección de baloncesto se autodestruyó con Francia en el Mundial de España y Florentino Pérez ha destrozado al mejor Real Madrid de los últimos años”. Demasiadas malas noticias para solo tres meses.

Otro amigo mío lleno de ingenuidad se pregunta: “¿El Real Madrid es de sus socios, o de Florentino y sus negocios?”. La respuesta está en las páginas de economía de los periódicos. Noticia publicada por el periódico ABC: “ACS ha firmado el contrato de construcción y posterior concesión de la que constituye su primera autopista en Colombia, un proyecto que se adjudicó el pasado mes de junio por un importe de 1.790 millones de pesos (unos 692 millones de euros), según informó la Agencia Nacional de Infraestructura de Colombia (ANI)”. Sin duda es una casualidad que la empresa madre de Florentino construya la primera autopista en el país de James Rodriguez, el último gran fichaje de Pérez para el Real Madrid. No nos debería extrañar que la contratación de Chicharito, el apaño de una noche de verano, nos llevara a ver noticias de operaciones entre las empresas del presidente y algún grupo mexicano. Hay que ser muy suspicaces para aplicar el dicho de “piensa mal y acertarás” aunque conociendo a Floro es fácil intuir que no hace nada por capricho, todos sus movimientos están calculados.

Es verdad que desde la muerte de su mujer Florentino se ha volcado en el Real Madrid, el club de sus amores, sus negocios y sus influencias. Qué triste, aburrida y vacía sería la vida de Pérez sin el Real Madrid. No podría llamar a sus periodistas de cámara, algunos colocados por él, para lanzar los mensajes que vemos y oímos a diario en los medios. Hablando de periodistas “no controlados” por el presidente el compañero Matallanas dispara a la línea de flotación de los “métodos” de Pérez cuando anuncia que: “El Consejo General del Poder Judicial está preparando un nuevo código deontológico que en uno de sus puntos impide a los jueces aceptar las invitaciones de los clubes para asistir a los partidos desde el palco de autoridades”. Pocos conocen la “nómina” de invitados (secreto de estado) al palco del Bernabéu, un listado que controla y gestiona directamente el presidente. Es tan complicado encajar a “la casta” como dirigir y opinar sobre la alineación del equipo, algo que también le gusta hacer a Pérez. Encaje de bolillos para ubicar, en las cerca de 400 butacas, al poder judicial (incluidos fiscales), el civil (políticos, banqueros y empresarios) y también el militar (tierra, mar y aire). El palco del Real Madrid es como un segundo parlamento español y algo no muy ético habrá detectado el organismo de los jueces para pensar en aplicar un código deontológico de asistencia.

Y para colmo los Ultrasur pitando al presidente y pidiendo su dimisión en el Bernabéu actuando con tácticas de guerrilla urbana y distribuyendo pancartas “Florentino dimisión” por todo el estadio, que la guardia pretoriana de Florentino se encarga de retirar para que su jefe no sufra ni se aflija con el agravio. Pasados tres meses no quiero pensar que hubiera sucedido si aquel remate de cabeza de Sergio Ramos se hubiera ido por encima del travesaño de Courtois en Lisboa. Quizás ahora la “guerra civil” sería una “guerra mundial”. Seguiremos informando desde el frente.