Primer baile del año...

















River arrancó derecho el raid inicial del semestre y no puede “bajar la guardia” porque tendrá un partido cada cuatro días hasta fin de marzo.
Este año vamos a tener más baile que el semestre pasado”, había avisado Gallardo en Olé . Y sí, la milonga arrancó ante San Lorenzo y el parate de esta primera danza de partidos recién llegará a fines de marzo, porque a partir del miércoles hasta el 29 de marzo River afrontará 12 encuentros entre Recopa Sudamericana, torneo local y la ansiada Libertadores. O sea, un partido cada 3,91 días, en los que “no se puede bajar la guardia”, repite el Muñeco.


El paso inicial es la vuelta con el Ciclón, el miércoles, y después la pelota ya no parará y presentará distintas dificultades. Porque los estrenos, tanto en el ámbito doméstico como en el continental, serán en lugares no habituales. River debe ir a la cancha de Sarmiento, en Junín, donde la última vez que fue se dio en enero del 83 (o sea, hace 31 años). Y apenas cuatro días más tarde, debutará en la Copa en el estadio con más altura de la actual competición: la cancha de San José, en Oruro, está a 3.735 metros sobre el nivel del mar. Se realizará una escala previa en Santa Cruz de la Sierra para trasladarse a Oruro el mismo jueves del partido e intentar lo que resulta complicado: mitigar los efectos de dicha altura.

Este cuerpo técnico y la mayoría de estos jugadores ya conocen eso de apuntar a dos frentes. En el semestre anterior y hasta que apareció justamente Boca en el horizonte de la Sudamericana, Gallardo había puesto lo mejor en cada partido de cada torneo. Ahora, con viajes más largos y problemáticos (en la Sudamericana sólo viajó a Mendoza, Paraguay y a Colombia recién en la final), seguramente se producirán más modificaciones entre un desafío y otro.



River empezó a sacarse la espina del verano con Boca y tendrá revanchas de sobra antes fines de marzo para seguir demostrando que el campeón sudamericano de Gallardo sólo se tomó unas mini vacaciones.