Canales populares

Primer partido de fútbol de Argentina

LA PRIMERA LLAMA



Recién comenzada la década de 1860 Argentina salía de las sangrientas guerras entre la Confederación y Buenos Aires, tras la Batalla de Pavón.
Corría el año 1862 y las elecciones proclamaban a Bartolomé Mitre como Presidente de la Nueva Argentina, a la que llegarían los extranjeros con inversiones y progreso.
Aunque los políticos de entonces preferían una fuerte oleada de angloparlantes, la Corona desalentaba la migración en masa hacia el Río de la Plata, ofreciendo como lugares preferenciales los Estados Unidos, Canadá, Sudáfrica y Australia, ideales para generar comunidades británicas, como profesaba Charles Dilke y su “Gran Gran Bretaña”.
Dilke era un político británico que entre otras cosas soñaba con una comunidad británica mundial que se establecía en zonas de clima templado. Así fue formándose la Commonwealth Británica de Naciones, la más vasta asociación de países de una raza y lengua repartida por el mundo. Por eso una Argentina dividida y devastada por sangrientas guerras civiles, no sería el lugar apropiado para ello.
Igualmente, casi como una aventura, algunos grupos de británicos desembarcaban en el Río de la Plata y con ellos llegaban los ferrocarriles y otras empresas, con todo el progreso que ello acarreaba.




Varios años antes, en Gran Bretaña, las escuelas secundarias sufrían graves problemas de conducta por parte de los alumnos, que generalmente se rebelaban debido a las estrictas normas disciplinarias que había en éstas. Fue así como se comenzaron a incorporar los deportes dentro del ámbito educativo, para generar un espacio de recreación en el alumnado.
El cricket era un deporte que se practicaba en Inglaterra desde el siglo XII y se había popularizado en en el siglo XVII. En las escuelas británicas era el deporte de verano. Para el invierno, cada escuela había desarrollado un deporte violento y sin reglas, pero que provenía del “Folk Football”, un juego “salvaje” en el que se enfrentaban dos pueblos para dirimir alguna disputa y que finalizaba generelmente con heridos y muertos. El objetivo, depositar un balón en una meta contraria.
Las denominadas “Public School” formaban a los adolescentes británicos que luego ingresarían a las universidades de Oxford y Cambridge. Algunas de las más tradicionales eran las de Eton, Winchester y Rugby, entre otras.
Precisamente, de la Rugby School, se redactaron las primeras reglas del football de Rugby, en 1846. Ex alumnos de Rugby plasmaron estas reglas como las “Cambridge rules”. La expansión del deporte no tardó en llegar y era denominado football. No tenía reglas unánimes y cada quien lo jugaba según las reglas que habían utilizado en sus escuelas. En las reglas de Rugby se permitía llevar la pelota con las manos.
En octubre de 1857 (el 24 de octubre cumple 150 años) nació el “Club más viejo del mundo” en la ciudad inglesa de Sheffield. Con su propio código de reglas, este primer club creado fuera de las universidades y los colegios se llamó Sheffield Football Club.
La escuela de Rugby tenía una reputación ganada y los clubes que se iban fundando optaban por su reglas, que aún seguían siendo muy dispares. Para el año 1862 se redactaron 10 reglas básicas para el juego denominadas “The simplest game”, las cuales son consideradas las primeras del fútbol moderno.
En octubre de 1863 y por iniciativa del periodista John Cartwright, se reunió en Cambridge una comisión de representates de las escuelas para la redacción de un reglamento único. Seis escuelas estaban representadas, de las cuales 3 (Eton, Westminster y Harrow) se inclinaron por el uso exclusivo de los pies en el deporte, mientras que Rugby y Marlborough por el uso de las manos. Así nació el “Football Association”, que se diferenciaba del resto que permitía el uso de las manos.
Sin ponerse de acuerdo y tras varias reuniones, el 12 diciembre de 1863 el Football y el Rugby se convirtieron para siempre en dos deportes diferentes








El primer partido

El jueves 20 de junio de 1867 fue el feriado del Corpus Chrsiti (celebración católica que se lleva a cabo 60 días después del domingo de Pascua) y fue la fecha para la reprogramación del encuentro suspendido por la lluvia. Heald lo anunció en The Standard previo a conseguir gorras de colores para diferenciar a los equipos. El aviso del lunes 17 decía: “El partido ianugural de la temporada se jugará en la cancha lindante a la Estación Palermo, el jueves próximo, 20 de junio. El juego comienza a las 12:30”.
Se publicaron avisos hasta el día del partido inclusive y una vez jugado el mismo, Heald llevó el informe del mismo a The Standard, que el domingo 23 de mayo publicó:
“El club abrió su temporada el jueves último con una briosa competencia entre equipos armados en el campo de juego. Fue bastante difícil encontrar un campo en condiciones para el partido y se debió solicitar que se realice en la cancha de cricket, por lo que el comité permitió jugar en su campo de Palermo.
No había tantos jugadores como se había esperado, porque muchos de los que habían prometido unirse al juego prefirieron ver como sería la primera reunión.
Los siguientes señores tomaron parte del juego:
T. Hogg, J. Hogg, T.B. Smith, W. Forrester, Bond, E.S. Smith, N.H. Smith, Ramsbottom.
W. Heald, H.J. Barge, Best, U. Smith, Wilmott, R. Ramsay, J. Simpson, W. Boschetti.
El partido comenzó a las 12:30 y la suerte se declaró a favor del lado del señor Hogg por 4 a 0, resultado que se debió principalmente al juego superior de los Hogg…
Cuando a las 2:30 el partido terminó, fue resuelto unánimemente jugar otro partido el próximo 29 de junio”.

Difícil es determinar exactamente a qué jugaron los “locos ingleses”, ya que había 4 reglamentos (Cambridge, Sheffield, Uppingham y Football Association).
Las reglas del Football Association (Londres) se fusionaron en 1878 con las de Shiffield. En Shiffield no estaba permitido correr con el balón con las manos (como en Rugby), pero sí se podía agarrar el mismo en el aire si éste no había tocado el piso.
No había corner, off side, saque de meta y no existían el árbitro y los arqueros. Faltaban unos años para que el fútbol se convirtiera en el deporte que es hoy.
Por eso, en mayo de 1867, hace 140 años, estos entusiastas jóvenes llegados desde las islas británicas, encendieron una llama que tardaría un poco en propagarse, pero cuando lo hiciera, no se apagaría jamás


0
1
0
1Comentario
ReinaldoAcua

Vicente Lopez y Planes 3 - Zeus 0

0