Canales populares

“Puede pasar lo mismo que en el 2008”




Ischia proyecta un replay de su Boca campeón, que llegó al Súper a ocho puntos del líder y ganó 1-0. Y cuenta una historia desconocida: cuando descubrió a Teo...




Desde lo numérico, la situación deportiva de Boca es lo más parecida a la del Apertura 2008. Aquel Xeneize que dirigía Carlos Ischia llegó al supérclásico a ocho puntos de San Lorenzo (a la hora del partido, la diferencia era de 11 porque el Ciclón había ganado el día anterior). Parecía imposible ilusionarse con el título... Pero triunfó 1-0 en el Monumental (igual que ahora, en la fecha 10), ganó siete de los siguientes nueve partidos y forzó un triangular desempate contra el Cuervo y Tigre. Y fue campeón. “Puede pasar lo mismo que en el 2008”, sentencia Ischia ante la consulta de Olé , y de cara a un nuevo superclásico. Y desempolva la historia: “Era complicado... Es cierto, nuestro rival en el torneo no era River, que quedó último, sino San Lorenzo... Pero si no ganábamos ese partido, iba a ser muy difícil recuperar tantos puntos. Veníamos de caer 4-1 en Mendoza contra Godoy Cruz; derrota 2-1 contra Estudiantes, de local, y ahí tocaba River... No quedaba otra que ganar. Y...”.

-¿Qué les dio ganar?

-Fue una buena señal para levantar. Es lindo jugar estos partidos. Y yo gané más de lo que perdí, tanto como técnico como jugador. En 2008, había gente de Boca. Poca, peor había. Hoy, sin visitantes, no es lo mismo, aunque es más lindo ganar así. Hay que tenerse mucha confianza.

-¿Y que palpitás?

-Opinar para estos partidos no sirve de nada. River puede llegar de la mejor forma pero el clásico es una cosa distinta. Normalmente, cuando Boca viene mal, o no del todo bien, y River lo contrario, Boca hace un buen partido. Y es lo que esperamos que pase.

-¿Te gusta lo que propone Gallardo?


-River está jugando bien, lo vemos todos. No es fácil convencer a los jugadores de presionar y que todos trabajen para el equipo. Se sienten con mucha confianza. Y por eso los pases que hacen son todos precisos. Además de la calidad de sus jugadores. El talento de Teo no me lo va a descubrir nadie. En 2005, cuando dirigía a Junior, él jugaba en el equipo alterno en Segunda, venía a hacer fútbol con nosotros con 18, 19 años, y metía de a dos y tres goles. Lo pedí, hubo un conflicto entre el presidente del equipo con el de la filial, me enojé y me volví. Pero ya lo veía con un potencial enorme.

-¿Y Boca recuperó la confianza con el Vasco?

-Yo no lo veo tan bien a Boca. Cambió la actitud y el compromiso. Pero cuando se va un técnico, los jugadores cambian indefectiblemente, porque sino la gente se la empieza a agarrar con ellos. Y salvo algún pedazo del partido revancha con Central, no lo vi jugar tan bien. Tiene actitud y cierta fortuna en acertar las jugadas en ataque, y que no le aciertan de contra. El pendiente contra Racing era más posible de ganarlo que perderlo y se lo dieron vuelta. A veces las dudas vuelven.

-¿Dónde estará la clave?

-En el manejo de la mitad de la cancha. La presión que pueda ejercer Boca ahí. Meli, Erbes y Gago lo están haciendo bien. Pero necesitan que Chávez, Calleri y Carrizo no los dejen solos porque River mueve bien la pelota. Y no te la deja tener, porque la recupera rápido cuando la pierde. En ese aspecto me hace acordar al Barcelona. Hay que cuidarse. River está mucho mejor, pero el hecho de que sea el Súper...


0No hay comentarios