Check the new version here

Popular channels

Que la cuenten como quieran

El otro Osvaldo

El nº 23 leyó la historia de un chico abusado y pensó en mandarle una camiseta, pero fue hasta Podestá a visitarlo. Lo que hay detrás del jugador con jerarquía, de look distinto y relación mediática.

La teoría de la agenda setting marca cómo los medios de comunicación y su selección de temas influyen en la percepción y agenda del público. "Lo que no se muestra no existe", como síntesis de su funcionamiento. Lo que van a leer a continuación es el punto de encuentro entre las dos historias que invadieron la vida de los argentinos en las últimas semanas. Lo que no se mostró ni contó, pero existió.

El jueves 28 de mayo Boca volvía a Buenos Aires desde San Juan después de haber vencido a Huracán Las Heras 2-0. Una costumbre del preparador físico Gustavo Roberti es comprar diarios, revistas y libros y repartirlos entre los jugadores durante el vuelo. Daniel Osvaldo agarró Noticias. Se enganchó con la nota que repasaba la historia y actualidad del menor abusado a cuyo victimario los jueces Piombo y Sal Llargués decidieron reducirle la pena. El tema del momento, en definitiva. Para evitar golpes bajos, basta con decir que al delantero lo conmovió la historia de vida y sufrimiento del nene. Y se sintió involucrado cuando en el cierre del texto leyó que no se animaba a volver al colegio por el estado público que tomó el asunto y que se la pasaba encerrado en su casa. Que sus momentos de distracción eran jugando a la pelota. Que era fanático de Boca y suyo. El profe, atento, se acercó. Y ambos se preguntaron: "¿Qué hacemos?".

72 horas después Boca ya había perdido con Vélez pero el tema del lunes en los magazine de la mañana, programas de espectáculos, diarios, revistas y portales de Internet era la separación de Osvaldo de Jimena Barón. Su supuesta nueva novia, el amague de denuncia por violencia de género, los antecedentes sentimentales, la relación del jugador con los hijos concebidos con sus parejas anteriores. Desde el martes no faltaron las cámaras de programas no deportivos en Casa Amarilla. El que sí se ausentó desde entonces fue el nuevo protagonista de la agenda mediática -y ya está descartada su presencia para jugar mañana. Desde el club primero lo excusaron por un dolor lumbar -que existe-, después reconocieron su problema personal. "Está muy bajoneado", cuentan. "La idea es que se recupere y tenga ganas de jugar de nuevo, ya sea acá o en otro lado. Que vuelva a estar bien, todas las cosas que se dicen lo pasaron por arriba. Es un ser humano como cualquier otro", explica alguien que es parte del día a día del plantel. El cuerpo técnico, que lo autorizó a que no se presentara a entrenar en los últimos días, se comunica diariamente con él. Angelici avisó que hará una propuesta para retenerlo. El Vasco dice que lo quiere y que "en lo profesional ha cumplido". La gente que lo rodea no sólo sostiene la palabra del entrenador. También destacan las actitudes que, en silencio, han visto en el 23.

"Hablar de falta de profesionalismo o de compromiso en Daniel es una locura. Hasta esta semana, no había faltado nunca a un entrenamiento. Siempre se entrenó como el mejor. Cuando le tocó ir al banco en el Monumental, lo apoyó a muerte a Calleri. Y entró a los 87', que hasta un pibe de 18 años por ahí se calienta, y se la recontra bancó", dicen desde adentro del vestuario. También valoran sus actitudes de las puertas para afuera. No se esconde de los hinchas en los entrenamientos ni acelera su camioneta cuando atraviesa el portón: firma y se saca fotos hasta que el último se quede contento. En los viajes es quien lleva la iniciativa para responderle a los hinchas que se acercan al aeropuerto o al hotel. Y, si es necesario, va a domicilio...

Después de leer esa nota y preguntarse qué hacer, Roberti tomó la posta y se comunicó con la familia del niño, que vive en Pablo Podestá. Pensó en mandarle la 23 del Loco. Pero ese sábado -cuando nadie se imaginaba lo que se desencadenaría horas después- se encontró con que el jugador estaba dispuesto a dar un paso más. Fueron hasta la casa del nene y lo sorprendieron, no sólo con la camiseta sino con la visita del propio Dani Stone.

Casi como en un mandato mágico, Osvaldo absorbió el lugar del chico en la agenda mediática. Al menos, hasta que un nuevo caso ocupe el centro de la escena.


QUE LA CUENTEN COMO QUIERAN LOCO... YO TE BANCO DANI QUEDATE A VIVIR EN BOCA CRACK
0
3
0
0
3Comments