¡Qué picardía!

Le robó la tarjeta roja al árbitro para impedir que expulsara a un compañero


El arquero del Guingamp francés le protestó al juez, quien se dispuso a expulsarlo cuando quedaban pocos minutos del juego ante el Montpellier. Convencido, el referí sacó la tarjeta de su bolsillo con mucha rapidez, pero no contó con el atrevimiento de Angoua, quien le quitó la roja y lo dejó con la mano 'pagando' arriba.




El Guingamp sacaba un importante empate como visitante del Montpellier, pero en cuestión de un par de minutos, se desmoronó todo. Beauvue puso el 1-1 (el local ganaba con gol de Camara), a falta de 7 minutos para el final, pero Montano decretó la nueva ventaja y los visitantes se quedaron con las manos vacías. Y un instante después, sin arquero.

Es que Mamadou Samassa increpó al árbitro y se ganó la merecida expulsión, que se demoró más de la cuenta. ¿Qué sucedió? El juez sacó la tarjeta de su bolsillo, pero Brou Angoua le metió un manotazo digno de un jugador de básquet ensayando un tapón, tirándole la roja al suelo y dejándolo en ridículo. Tan concentrado estaba el referí en echar al guardametas, que después olvidó sancionar al defensor por su atrevimiento.



----------------------