Check the new version here

Popular channels

¿Queres ver perder a River? espera sentado

RIVER 25 PARTIDOS SIN CONOCER LA DERROTA


River se repuso a una noche completamente adversa y se trajo media clasificación de Asunción. Ganó 3-1 con goles de Sánchez, Driussi y Simeone, pese al calor agobiante, el marcador adverso y un penal en contra. ¡Qué tereré ni tereré!

No por nada Pedro Sarabia quería anticipar el horario del encuentro, no por nada les pidió a los dirigentes de Libertad que se movieran para lograr que se jugara por la tarde, más cerca de las 18, y no por la noche, como estaba predeterminado. El exdefensor de La Banda, hoy devenido en técnico del conjunto guaraní, tenía bien claro lo mucho que le costaría a River jugar con una temperatura tan agobiante como la que vivió la capital paraguaya esta semana.

Conoce de sobra que los equipos argentinos, más allá de los duelos de verano, no están acostumbrados a semejante tortura. Durante la jornada del viernes, el termómetro llegó a una máxima de 40 grados que no invitó siquiera a desprenderse un segundo del aire acondicionado. Mientras que a la hora del partido, marcó 36. Una locura. Pero aun así, en la primera mitad, el Millonario fue levemente superior al conjunto local.

Con muy poco, es cierto, aunque lo suficiente como para marcar la intensión que no tuvo Libertad. Sin embargo, a los 46, Vargas vio mal parado a Barovero y sacó un remate espectacular para sentenciar el 1-0 inesperado. Un baldazo de agua helada en el peor de los infiernos. Y para colmo, en el inicio del complemento, apagones probables de por medio, el penal.

River estuvo al borde de arriesgar gran parte de la serie, pero López malogró su remate y le dio una oportunidad invaluable a este equipo de Gallardo, que respondió con el empate. Funes Mori se sacrificó por una pelota prácticamente perdida y Sánchez la empujó hacia la red. Un alivio, un atisbo de aire fresco en medio de tanta adversidad. Y a partir de ahí, la explosión.

A los 26, Mora asistió magistralmente a Driussi para que el pibe convirtiera su primer gol en Primera y, cinco minutos más tarde, Simeone guapeó una pelota para quedar mano a mano con el arquero rival y sentenciar a un Libertad totalmente destruido. Es que lo tuvo todo, pero no pudo con el andar incansable de este River.

0
0
0
0No comments yet