Check the new version here

Popular channels

Racing, correte que están peleando el titulo

Racing igualó con Olimpo y no pudo arrimarse a la cima



Fue 1-1 en Bahía Blanca. Hauche adelantó a la visita, pero Cobo empardó para el local. Después, Grimi vio la roja y todo se hizo cuesta arriba para los de Cocca que quedaron a cinco de la punta.





Por ese primer tiempo con el estilo que patentó Diego Cocca, Racing podría haber seguido con su marcha triunfal. Por esa segunda etapa descolorida, con diez hombres desde los 17 minutos, debió haber ganado Olimpo. Lo impidió Sebastián Saja, que tuvo el nivel de sus mejores tiempos, y hasta se quedó con la pelota del final. Este punto suma poco en esa pelea que había entusiasmado a la mitad celeste y blanca de Avellaneda. Porque se aleja Independiente, que ayer ganó en su estadio, y el River puntero e invicto puede escapársele aún más si esta noche vence a Rafaela.

Cocca lo había dejado claro en la charla con Clarín: "El equipo tiene una identidad y eso es fundamental. Y si no asumimos el riesgo de equivocarnos, no vamos a mejorar nunca". Y dotó a Racing con sobrados recursos de mitad de cancha hacia adelante. Entonces, en el énfasis de apostar al ataque, de ser protagonista, se mostró generoso.

Por eso no sorprendió que Racing tomara las riendas del partido, que presionara a Olimpo y lo llevara contra su arco. Desde el doble cinco compuesto anoche por Luciano Aued y Nelson Acevedo -Ezequiel Videla no pudo jugar por suspensión- se gestaba el fútbol que alumbraba en tres cuartos de cancha por la movilidad de Ricardo Centurión -especialmente- y Marcos Acuña, pero sobre todo por el manejo de Diego Milito. De espaldas para descargar y marcar el camino o de frente para frenar cuando la pausa era necesaria, abrió el juego. Gabriel Hauche, reemplazante de la revelación Bou, desequilibraba con su velocidad. Y aunque fue Aued el primero que inquietó a Nereo Champagne con un remate de media distancia que se perdió por encima del travesaño, resultó Hauche la carta más peligrosa. No obstante, cuando quedó cara a cara con el arquero local, tras un pase bárbaro de Centurión, definió mal.

Parecía la noche del perdón de Racing porque un rato después, Diego Milito perdió un gol increíblemente. Luego de un pelotazo de Sebastián Saja que hizo escala en una maravillosa cesión de espaldas de Milito, Hauche tuvo toda la frialdad que le faltó en la jugada anterior para gambetear a Champagne y desatar el grito de los visitantes infiltrados de la platea.

Olimpo, hasta ese momento, sólo había abusado del pelotazo para los dos atacantes. Cada uno tuvo una chance. Y ambas se lució Saja, como en sus buenos viejos tiempos. Ni el pibe Suvielles ni el colombiano Borja pudieron con el número uno celeste y blanco.

Jugó bien Racing en el primer tiempo. Pero tuvo una segunda etapa diametralmente opuesta. Perdió la pelota. Y eso es un pecado para un equipo que apuesta a la tenencia como una de sus principales armas. Olimpo, que había prescindido de ella en los cuarenta y cinco minutos iniciales, se hizo cargo. Empezó a dominar. Y se llevó puesto a Racing. Se encendió Leonardo Gil. Justamente, de los pies del Colorado llegó el tiro libre que Juan Sills bajó en el área y que Juan Manuel Cobo empujó al gol. Fue una pelota parada muy mal resuelta por el fondo visitante.

Ya era superior Olimpo. Y con el empate, se envalentonó. Grimi falló en la salida y Saja volvió a salvar frente a Borja. El arquero, una vez más, se lució ante un zurdazo de Diego Vega y en el rebote, Borja no pudo definir abajo del arco. Racing mostraba muchas flaquezas atrás y perdió toda esa agresividad del primer tiempo. Ni hablar cuando se fue expulsado Grimi. Cocca acomodó el medio con Francisco Cerro y armó una línea de tres. Y los bahienses fueron por más. Pero chocaron con Saja. Una y otra vez. Y se lamentaron, claro. Aunque, quizá el empate le haya dolido más a Racing, que perdió terreno.

0
0
0
0No comments yet