Canales populares

Racing lo dio vuelta



El conjunto de Cocca venció al "xeneize" por 2 a 1. Bou marcó los dos tantos para la "Academia". El partido había sido suspendido por la lluvia cuando el equipo de Arruabarrena ganaba 1 a 0


Racing sorprendió a Boca en la Bombonera y después de la suspensión del encuentro debido a la lluvia, le dio vuelta el resultado y terminó quedándose con el triunfo. El equipo de Cocca ganó 2 a 1, con dos tantos de Bou en el primer tiempo.

En un partido vibrante, marcado por la desesperación del poco tiempo para jugar, Racing ganó gracias a su sistema táctico y la voracidad con la que salió a buscar el empate apenas comenzó el partido.

A los 2' Milito marcó un gol en off side que fue un claro aviso para la defensa de Boca que comenzó marcando en forma desordenada. Fueron dos tiempos de 17 minutos los que se disputaron en la Bombonera, y los que le permitieron a la "Academia" terminar la historia de una forma diferente a como había arrancado.

Tres minutos más tarde Milito bajó de pecho un centro al área, ante la mirada de los defensores de Boca, y Bou sacó un remate potente que se metió en el palo derecho de Orion, y concretó el 1 a 1.

El empate cayó como un balde de agua fría en el banco de suplentes "xeneize". Arruabarrena les pidió a sus jugadores tranquilidad para intentar cambiar el resultado pero también velocidad para jugar la pelota en el medio campo. Nada de lo pedido pudieron hacer los jugadores.

A los 15' Acuña envió un centro frontal desde el medio campo, la pelota pasó por arriba de la última línea "xeneize", y Bou apareció, nuevamente, para convertir el 2 a 1. El delantero cabeceó después de que la pelota sobrepasara a los dos centrales de Boca, y la colocó al palo derecho de Orion.

Después del segundo gol de Racing, los jugadores de la ribera se desesperaron y se desorganizaron. Comenzaron a tirar centros al área y a jugar con una intensidad que podría haber dejado algún expulsado. La adrenalina del encuentro aumentó el juego brusco y jugó a favor de Racing.

Los últimos minutos del encuentro se convirtieron en una lluvia de centros de Boca y en la espera de Racing para contraatacar ante un error del rival. Ninguna de las dos opciones tácticas dio resultado sobre el final. El juego se ensució y se deformó.

Boca perdió una oportunidad clave de escalar en la tabla y ponerse cerca de la punta. El domingo, ante Quilmes, tendrá la posibilidad de redimirse y mostrar que lo de Racing solo fue un mal sueño. El gesto adusto de Arruabarrena fue la marca del final. El técnico "xeneize" se fue decepcionado por un final que tenía miedo de que se diera y que terminó dándose.

0
0
0
0No hay comentarios