Check the new version here

Popular channels

Racing, loco por los pitos



Racing, loco por los pitos





Venía cargado Racing por una mayoría de fallos que lo perjudicaron en el clásico con Independiente (también tuvo algunos a favor, como un penal por grosero agarrón de Grimi a Penco que fue ignorado) en aquel muy mal arbitraje de Fernando Rapallini. El balance de Andrés Merlos también le da en rojo: observado con la lupa de la desconfianza de antemano, dejó sin sanción dos penales para la Academia en el primer tiempo pero, además, cobró penal por mano en el área de Racing y no en dos manos en el área de Lanús. Por como viene haciéndose el bocho, ése sería otro indicio de que lo bombean, casi ni importa analizar lo que dicen las reglas.

Pero en las tres manos, Merlos acertó. Sólo debe penarse la mano “deliberada”, y poner los brazos como lo hizo Díaz ante un centro al área denuncia la intención de ocupar el espacio por donde se espera que pase la pelota (31’PT). En cambio, cuando el propio Díaz llega al área y patea, la pelota, trabada por Pinto, salta hacia donde ya Monteseirin tenía la mano en forma natural. El rebote es casual y no sancionable (38’). Y en el ST, cuando Castillón lanza un centro y la pelota da en el brazo retraído contra el cuerpo de Pinto, tampoco la intención es jugarla: se cubre de un pelotazo.

Esos aciertos no limpian que no cobrara un penal de González a Centurión en la jugada previa a la que derivó en el 1-1 de Lanús. El delantero frenó y le tiró un caño al rival, quien se llevó puesto el pie en el que se iba a apoyar para seguir la jugada. Es un toque sutil, pero es virtud de Merlos estar siempre muy bien ubicado, cerca de las acciones, con gran despliegue físico. Si eso no le sirve para ver bien el detalle de lo que pasó, lo convertirá en un buen fondista pero no en un buen árbitro. Quizá por la tendencia a exagerar los contactos que tiene Centurión, Merlos no le cree nada. Tampoco le cobró otra violenta patada de Araujo (19’ST, ya estaba amonestado) y también estaba al ladito para verla. Al final lo echó bien a Centurión por una entrada de caliente contra Ortiz, aunque le sacó segunda amarilla y era para roja directa.

Y tampoco cobró que Monteseirin casi le arranca la camiseta a Lollo en un centro al área a los 11’, más burdo y visible cuanta más fuerza hacía el de Racing por soltarse; fue al lado de donde caía la pelota y Merlos tenía vista directa.

Bonus track Olimpo-Boca: "Ceballos, de cal y de arena"

Terminó rodeado por los de Boca, que protestaban el offside que Aumente les marcó en lo que era el 2º gol (tenían razón, el penúltimo defensor salió tarde) y los de Olimpo, porque les cortó el partido en seguida de esa jugada (no tenían razón, ya estaba pasado el adicional). Lo había empezado con un tropiezo (un penal por zancadilla y empujón de Villanueva a Carrizo ante el arco de Olimpo) y se le complicó con la idiotez de Borja, expulsado por responder a una agarrada de Echeverría tirándole un cabezazo que, al parecer, vio el asistente Aumente.

Afinó el ojo en el salto de Cuero antes de que lo pudiera tocar Marín (31’, no penal) y en la exageración de Vega por una “mancha” de Echeverría (35’, amarilla por simular).




0
0
0
0No comments yet