Check the new version here

Popular channels

Re bianchista, mas que nunca





Más Bianchista que Bianchi



El Vasco se reunió con el Virrey y salta a las claras la influencia: hay similitudes entre este Arruabarrena con el primer Bianchi, el del glorioso 98.

Me junté el jueves y estuvo todo muy bien. Charlamos mucho, hablamos del fúbol argentino, de Boca. Fue una charla privada que a mí me aporta muchísimo. Cuando me tocó agarrar Tigre también me reuní con él”. Para Arruabarrena, “él” es Carlos Bianchi -referente, guía y, en este caso, también antecesor-. La sucesión soñada por Macri desde hace años y ejecutada por Angelici ante la salida del Virrey apuntaba a comenzar a darle oportunidades en la conducción a la generación 98. O, para decirlo de otra forma, a los nuevos técnicos atravesados por la época dorada de Bianchi en el club, quien en aquel entonces tenía 49 años. El Vasco, a los 39, es el primero. Y encontrar puntos en común con el técnico más ganador de la historia en sus inicios resulta tan sencillo que nadie duda de quién fue su maestro.

“De la noche a la mañana no se puede construir nada. Todos tenemos el deseo de ganar el campeonato, pero hay que darle tiempo al equipo. No nos olvidemos que el equipo terminó a 16 puntos del líder, sé que River y Vélez están mejor”, contaba Bianchi cuando realizaba su primera pretemporada en Boca, después de comentar el Mundial de Francia. Los 11 que empezaban a salir de memoria se destacaban en algunos amistosos, pero él intentaba ser cauteloso con respecto al entusiasmo. “Boca tiene que tener memoria. No olvidemos que hace tres partidos no estaba bien. Debemos tener cuidado”, puso un freno Arruabarrena la última semana, cuando la ilusión de los hinchas de pelear el campeonato crece. Coincidencias: ambos desestiman el antiguo mito de la influencia de cómo se levantan los jugadores el día del partido. En todo caso, es la consecuencia de una continuidad de trabajo que lleva tiempo. Y todo hay que analizarlo en un contexto. En el fútbol no existen los milagros.

“Los elogios son lindos pero a veces dañan más que las críticas” es la versión moderna del Vasco de “el dulce pica los dientes” del Virrey. El temor que se genere un conformismo dañino en los jugadores ante las rachas positivas es otro ítem compartido. Tener a todos motivados, también. “El grupo hace el equipo. Yo necesito de todos”, decía el Virrey. “Les dije a los jugadores que necesito de todo el grupo, que sea el malo que no los ponga y no que ellos se saquen”, sostiene el nuevo DT. Con los juveniles también comparten miradas, debido a que ambos prefieren llevarlos de a poco y no cargarlos de responsabilidad para que solucionen problemas. Con el sistema también: ambos consideran que la actitud está por encima de “cualquier número telefónico”.

Cambian los nombres de las copas, pero no la idea del lugar que debe ocupar Boca. “No tengo preferencias por las competencias, Boca debe ser protagonista y ganar todos los partidos. Tenemos obligación por historia”, comentó ayer Arruabarrena cuando le consultaron si apostaba al torneo local o a la Sudamericana. “Boca no tiene derecho a dejar de lado nada. Tenemos que jugar todo lo que haya, el Apertura y la Mercosur”, explicaba Carlos cuando recién había asumido. Y las similitudes exceden las frases y miradas en común. El primer Bianchi sorprendía en los entrenamientos por su modo de sentir. En cada práctica de fútbol llevaba la voz de mando, gritando, perfeccionado, gesticulando. Su alumno no sólo lo hace, sino que también suma a todo su cuerpo técnico en la tarea. Y termina siendo más bianchista que Bianchi...




Unite a la comunidad mas grande de Taringa!






0No comments yet
      GIF
      New