Check the new version here

Popular channels

Relato Costa Febre

River visitó en la previa una bodega y se emborrachó de buen fútbol. Bailó en Mendoza a Godoy Cruz con 4-0 letal. Fútbol de alto vuelo del equipo de Gallardo, ratificando lo bueno que había hecho ante Central. Fue el único grande que ganó y avisa que quiere el bi.

En un fútbol argentino tan parejo, no suele ser usual que un equipo le haga tres goles a otro en los primeros quince minutos de juego. Casi, utópico. Una verdadera quimera. Pero contra los manuales de la realidad, River lo hizo posible en Mendoza, mostrando otra buena versión futbolística luego del 2-0 ante Rosario Central. Esta vez, el marcador fue más abultado (4-0) para alimentar la ilusión del cuerpo técnico de Gallardo y de los hinchas, expectantes por este buen momento.

“Hay que consolidar lo hecho”, había afirmado Gallardo antes de arrancar el pleito ante el Tomba. Era su premisa. Y vaya si sus dirigidos lo hicieron. Porque River borró el defecto de la imprecisión que había tenido en el primer tiempo ante Central y pulverizó al local en un abrir y cerrar de ojos. Primero, con una enorme jugada colectiva a puro toque y velocidad por la izquierda, definida magistralmente por Carlos Sánchez. Luego, con el oportunismo del insaciable Teo Gutiérrez, canalizando el regalito del arquero Moyano y, más tarde, el anticipo de Mora en una pelota parada tras centro de Pisculichi. Movilidad, presión alta, velocidad, voracidad y e incesante búsqueda del gol de River ante un Godoy Cruz que mostró fragilidad defensiva y pocas ideas a la hora de atacar. Muy bueno lo de uno y pobre lo del otro.

¿Conformismo en el ST? Para nada, porque la visita fue por más. Con hambre. Con sed. Como quiera llamarlo. Y con muchos pasajes de exquisito fútbol, como la pared que tiraron Teo y el chico Tomás Martínez para el 4-0. Y la cuenta pudo haber sido mayor ante el team de Mayor, valga la redundancia. O menor, dadas las prestaciones de Godoy Cruz, que finalizó con diez por roja a Cosaro.

Sí, con estas credenciales y a pesar de no tener un plantel tan extenso, River avisa que quiere pelear. “Vamos a ser competitivos”, insiste su DT. Y no es para menos. El último campeón pretende más y dio otro sustento en la tierra del buen vino. Se emborrachó y emborrachó de goles y fútbol a sus hinchas, disfrazados de neutrales. Mientras los otros grandes sufrieron y perdieron feo en la fecha sin siquiera meter un gol, el Millo se afirma y va por el bi...

y aquí el relato de Costa Febre


link: https://www.youtube.com/watch?v=kCMloRnCeEo


FIN DEL POST


0
0
0
0No comments yet