Check the new version here

Popular channels

Riquelme: "Carlos debería dedicarse a cuidar sus nietos"



No fue golazo. Llamarlo así sería una falta de respeto a los verdaderos golazos que ha marcado en sus casi dieciocho años de carrera profesional. No lo gritó. La semana previa al estreno ante Boca Unidos, había dejado títulos contundentes y conceptos valiosos. El juego saca lo mejor del último gran héroe del fútbol argentino. En Hablemos de fútbol, por ESPN, contó cómo comenta el partido con los rivales. "Le digo al 5 de ellos que si tiran el centro desde la derecha es gol porque el 4 nuestro no cerró." Así, con números, nada de lateral o mediocampista. Todos sabemos dónde juegan el 4 y el 5 en su mundo. Admitió que no sabe si será entrenador cuando deje de jugar: "No sé si me voy a dar cuenta de estas cosas fuera de la cancha". En Fox Sports Radio, dijo que "se sentía el mejor cada domingo". Quien haya visto ese lindo diálogo con Diego Latorre, compañero en la tarde de su debut profesional, no habrá advertido ni un gramo de arrogancia.



Después de hablar, tocó jugar. A los ocho segundos, descargó con el lateral izquierdo Rodríguez, como su favorito Clemente. Lucas es el capitán del equipo. Claudio Borghi armó un equipo con cuatro defensores, tres medios, dos atacantes y él. Dos laterales (Álvarez y Rodríguez) con recorrido largo y ayuda de los delanteros (Lenis y Ramírez) para cubrir los costados en el retroceso. Lobo Ledesma de 5, delante de los zagueros (Torrén y Caruzzo) y flanqueado por dos medios dinámicos que no se alejaban mucho del centro (Iñíguez y Nagüel). Él, suelto y libre. Liberado de asuntos defensivos, a veces de 9, otras de 10.








0No comments yet