Check the new version here

Popular channels

"River es un equipo casi perfecto"




El arquero confía en el poderío de Lanús para la definición, pero destaca a los millonarios; dice que no hay presión en el fútbol

Expone y defiende los argumentos que impulsan a Lanús a ir por su segundo título en el fútbol argentino, aunque reconoce que River, el líder, ofrece mínimas fisuras. Sin embargo, no se olvida que cuando se enfrentaron no se sacaron ventajas. Con aplomo, Agustín Marchesín analiza el tránsito final del torneo y destaca que, para conseguir la gloria, no pueden especular. Desde el arco sostiene la apuesta de un vigoroso ataque diagramado por Guillermo Barros Schelotto y lo hace con sólidas respuestas cada vez que se lo requiere.



Un club fuerte, un equipo consolidado y un cuerpo técnico con una línea definida propician un contexto casi ideal para los futbolistas. Es dentro de ese marco que Marchesín se muestra en Lanús como uno de los mejores arqueros del medio. Pieza importante en uno de los equipos que pelea el título, sus destacadas actuaciones le permitieron llegar al seleccionado a los 26 años.

El fuerte temperamento que exhibe dentro de la cancha se contrapone con la tranquilidad que muestra afuera. Asegura que un equipo que aspira a ser campeón debe "asumir un rol protagónico", aunque sin desequilibrarse. Referente en un plantel con jugadores de experiencia y jerarquía, asegura que Lanús siente la obligación de salir campeón porque "es un club que está preparado para eso".



Las caídas en la Recopa Sudamericana, en la Suruga Bank -en Japón-, la eliminación de la Copa Argentina y los siete puntos sobre 15 posibles que sumaba en el inicio del torneo exponían un mal panorama, pero el Granate se recompuso y pelea palmo a palmo el campeonato con River, al que Marchesín define como "un equipo casi perfecto".

-¿Cómo se preparan para el tramo final del campeonato?

-Afrontando cada partido sin pensar en el siguiente, jugando cada uno como si fuese una final, porque cualquiera puede ser definitorio. No tiene sentido hacer un cálculo de cuántos puntos se necesitan para ser campeón; tenemos que buscar ganar todos los encuentros que nos quedan. Estamos bien para intentarlo.

-¿Hay que tener audacia ofensiva para conseguir el título?

-Sin dudas. Para lograr cosas importantes no podés resguardarte y esperar a acertar un contraataque; es necesario asumir un rol protagonista en el ataque. La muestra es que ese es el patrón común de los tres equipos que están arriba. Lanús tiene como prioridad atacar y asumimos ese riesgo en el fondo, pero sabemos hasta qué punto podemos hacerlo. Es el sistema de juego que propuso Guillermo desde que llegó y a mí me gusta.

-¿Sienten la obligación de quedarse con el torneo?

-Sí, porque Lanús es un club que está preparado para eso. Hace mucho tiempo que hace las cosas bien y que aspira a conseguir títulos. Es una linda obligación, que no está vinculada con la presión. Porque en el fútbol no hay presión.

-Tuvieron el mérito de reponerse a un mal arranque del semestre.

-De entrada las cosas no se dieron como lo esperábamos, en parte porque estuvimos condicionados por el poco tiempo de preparación en relación a todo lo que estábamos jugando. Nos pudimos recuperar y estamos contentos de estar otra vez en la pelea del campeonato.

-¿La disputa se reduce a River, Independiente y Lanús?

-Son los tres equipos que aparecen más afianzados, al menos en cuanto a los resultados obtenidos. Creo que de ahí va a salir el campeón. Es una disputa muy pareja, aunque River, que es el que está arriba de todos, está haciendo un torneo casi perfecto. Es el equipo por vencer.

-¿River marca la diferencia?

-Juega muy bien y nunca se da por vencido. No se resiente cuando, por distintas circunstancias, tiene que cambiar jugadores. Ésa es una clara prueba del funcionamiento que consiguió en los últimos tiempos. Incluso, ante la adversidad de ir en desventaja no deja de crear situaciones de peligro. De cada cuatro situaciones de gol que genera marca dos y esa contundencia es importante. Además, logra que le lleguen muy poco, y cuando le llegan lo tiene a Barovero en un momento extraordinario.

-River e Independiente tienen técnicos nuevos y, en Lanús, Guillermo lleva más de dos años en el cargo. ¿Eso puede significar una ventaja?

-No sé, porque en la cancha los tres equipos han mostrado cosas interesantes, sobre todo River. Pero es importante tener hace mucho tiempo al mismo técnico, con una idea de juego ya afianzada y una forma de trabajo que conocemos bien.

-¿Es mejor tener toda la semana para entrenar o es preferible disputar una doble competencia?

-Los futbolistas siempre queremos jugar. Yo me acostumbré a tener partidos entre semana y me gusta. Afrontar dos competencias te genera confianza y el estímulo de saber que podés conseguir cualquiera de las dos. Ante cada instancia en la que avanzás en una copa ganás en confianza para ese certamen y también para el torneo local. Por eso, para nosotros no significa una ventaja haber quedado afuera de la Copa Sudamericana en relación a lo que eso pueda significar en la definición del campeonato.

-¿Hacés una proyección de tu carrera a futuro?

-Estoy muy cómodo en Lanús. Valoro lo que el club hizo por mí desde que llegué. Me permitió jugar en primera y tener una oportunidad en la selección. Seguiré los pasos que el club considere mejor.


0
0
0
0No comments yet