Popular channels

River goleó, es puntero y el Monumental fue una fiesta





Superó por 3-0 a Defensa y Justicia con un doblete de Carlos Sánchez y un gol de Teo Gutiérrez. El equipo de Gallardo volvió a mostrar un gran nivel y alcanzó a Vélez en la cima.






Es cierto que volvió River, más allá del eslogan que popularizó la dirigencia durante sus tiempos de campaña. No sólo por ese campeonato que cortó los años de sequía, que afloró después de salir de ese agujero negro que le produjo el descenso. Volvió River porque tiene su sello histórico. Porque apuesta al ataque, porque presiona en el campo adversario, porque toca corto y rápido cuando le achican los espacios, porque rompe líneas. Por eso sus hinchas se rompen las manos, a pesar del frío, para aplaudir. Por eso liquidó a Defensa y Justicia, que se condenó por sus errores propios, es cierto. Pero hubo un mérito en la presión de los jugadores locales, en ese asedio constante sobre los volantes rivales. Y no es prematura la setencia, aunque apenas se hayan consumido cuatro fechas del torneo: el River de Gallardo juega mejor que el campeón que dirigía Ramón.

Hay una postura diferente del equipo, claro. Y la estructura es respaldada por cuatro jugadores que le cambiaron la cara a River. Matías Kranevitter es un pichón de Mascherano porque corta con la naturaleza de un veterano, pero tiene una virtud superior: entrega la pelota al pie. Y desde esa voracidad del tucumano para recuperar en el medio, hay una base que le permite a los volantes externos, especialmente a Carlos Sánchez, aprovechar las bandas. Aunque el uruguayo encontró un socio ideal para la aventura de escalar al área: Leonardo Pisculichi, que ya se adaptó a ser el enganche en Núñez después del opaco comienzo en La Plata. La otra pata de esta mesa que sirve manjares en Teófilo Gutiérrez, que le muestra el balón a los rivales, que parece lento, pero es tiene una notable velocidad mental.

Se lo perdió dos veces el colombiano de entrada. Fue en el lapso que más le costaba penetrar a River porque Defensa y Justicia, más allá de la reconocida ideología de su entrenador, no fue al golpe por golpe. Lo esperó agazapado con un 3-4-3 versátil que se transformaba en un 5-3-2 para defender. No le daba espacios a el equipo Varela, que preocupó por el sector de Mercado, llamativamente endeble, aunque también es cierto que Sánchez, enfocado en ataque, daba ventajas a su espalda. Y por ahí se filtró Leandro González. De no ser por Ariel Rojas -otro inspirado de la noche-, otra hubiera sido la historia.

Tan cerrado estaba Defensa y Justicia que River, cuando no salía el toque rápido, tenía que buscar con algún pelotazo. Por esa vía llegó el gol, tras un bochazo de Rojas y un error gigante como el Monumental de Pablo De Miranda. Recuperó Sánchez, abrió para Pisculichi y el uruguayo llegó al área para cabecear al gol el centro del enganche.No reaccionó Defensa y Justicia porque River lo siguió presionando. Probó Pisculichi y tapó Pellegrini. Fue el preludio del segundo. Otra vez cortó Kranevitter, que quedó dolorido en el césped. Sin embargo, el juego continuó. Carlos Casteglione entregó mal la pelota y ahí estaba Sánchez atento. Jugó con Piscu y, como en el primer gol, corrió al área. El conductor de River metió un pase bárbaro entre líneas para Mora, amortiguó Pellegrino y Sánchez, de cabeza, empujó la pelota al 2 a 0.

Franco sacó a Rius, que se había desgastado por correr a Vangioni más que pensar en el arco de enfrente. Pero nada se alteró. River reguló energías, pero tuvo el control del juego y pudo haber aumentado. Los pibes Tomás Martínez y Lucas Boyé le dieron refresco en el tramo final, cuando Defensa ni cosquillas le hacía a Barovero. Pellegrino se lo tapó al juvenil enlace. Defensa se aproximó a las inmediaciones del área del capitán de River, pero con poca claridad. Un par de córners, algún centro, nada que hiciera peligrar el triunfo. Y llegó el tercer grito. Mercado compensó sus fragilidades defensivas con un centro que cruzó toda el área y Teo respondió en la red con otro cabezazo. Fue el décimo gol del colombiano en los últimos diez partidos. Fueron tres, pudieron ser cuatro o cinco, de no ser por Pellegrino o el poste.

Fue otra noche de gala de River. Más brillante en el primer tiempo, claro, más allá de ese toque que generó el éxtasis de las tribunas en el epílogo. Este nivel lo impulsa a soñar con el bicampeonato, es cierto. Pero lo más importante es que recobró su identidad.

Síntesis:


River: Marcelo Barovero (6); Gabriel Mercado (6), Jonatan Maidana (7), Ramiro Funes Mori (6), Leonel Vangioni (7); Carlos Sánchez (9), Matías Kranevitter (8), Ariel Rojas (7); Leonardo Pisculichi (8); Rodrigo Mora (5) y Teófilo Gutiérrez (8). DT: Marcelo Gallardo.

Defensa y Justicia: Fernando Pellegrino (6); Luciano Vella (4), Carlos Casteglione (3), Pablo De Miranda (3); Damián Martínez (4), Nery Leyes (4), Marcelo Benítez (4), Emiliano Tellechea (4); Leandro González (5), Washington Camacho (4) y Ciru Rius (3). DT: Darío Franco.

Cancha: River. Goles: PT, 33m y 42m Sánchez. Cambios: ST, Julio Rodríguez (4) por Ciro Rius; 17m Tomás Martínez (7) por Pisculichi; 20m Mariano Barbieri (3) por Nery Leyes; 20m Lucas Boyé (6) por Mora; 32m Fioravanti por González y 34m Giovanni Simeone por Teófilo Gutiérrez. Amonestados: Barovero, Camacho y Leyes. Arbitro: Saúl Laverni (regular).





0
0
0
0No comments yet