Check the new version here

Popular channels

River-Libertad | Preocupación por altas temperaturas



Arde Asunción: River enfrentará a Libertad esta noche por la Sudamericana con una térmica de 34 grados. A un plantel trajinado lo recibió un calor agobiante y lo espera un campo de juego más grande que el Monumental...




No la viene pegando River con el clima, no. Casi que ya está para hacer el servicio meteorológico en algún canal de noticias, de lo poco que la pega: “Hoy despreocupate, ni se te ocurra salir con paragüas, va a ser una carga todo el día, ni se te ocurra”, podría anunciar el CARP un par de horas antes de un chaparrón histórico. Típico. Pero no, en Asunción no llueve, ni va a llover, acaso no llueva nunca más, ni el campo del estadio boutique que tiene Libertad estará embarrado, minado de charcos, de esos charcos que durante las últimas semanas habían embadurnado de lodo el juego límpido, apenas húmedo, con unas gotitas de rocío que lo hacían más perfecto, del equipo de Gallardo. No. Acá llueve pero diferente: un diluvio de gotitas cae de los aires acondicionados. Porque acá no hay cincuenta grados a la sombra pero sí cuarenta: estamos a esto de cumplir nuestro adagio más desmesurado sobre el calor. Sí, cuarenta grados de térmica. El viento tampoco alivia: vienen ráfagas hirviendo, algo así como un eructo de Godzilla después de clavarse una panzada de ajíes y chiles.

Cuarenta de térmica, señores, para recibir a los trajinados jugadores del puntero e invicto del torneo argentino: nos engañaron con la primavera, Manu Chao tenía razón. A nosotros, curepas, y a los paraguayos también: “Este calor no es normal a esta altura del año acá, no entendemos nada”, asegura Arnaldo, un taxista que, como todos los taxistas del mundo, la sabe lunga de clima y de cualquier cosa que le pregunten.

Eso hizo ayer en Asunción y eso hará hoy también: cuarenta. Si hasta se lo vio al Diablo con un abanico refugiándose en el split de un negocio de la calle Palma. El infierno es Alaska al lado de esto, cuenta con cierto pudor. Y es realmente así. Probabilidades de lluvia: cero por ciento. Lo anuncia el Weather Channel para el partido de esta noche en el Nicolás Leoz. Cero. River deberá entonces pelear en tierra guaraní contra Libertad y contra la calor: a la hora que ruede la pelota se esperan treinta y cuatro grados de sensación térmica. Y ojo que pudo ser peor: desde el cuerpo técnico de Libertad se lamentan por lo bajo porque la Conmebol hizo oídos sordos a la sugerencia de arrancar el partido por la tarde como para derretir definitivamente el juego de la Gallardeta.

River jugará contra Libertad y contra el lorca, se dijo, pero hay más: también jugará contra sus propias piernas, que vienen de aguantar 16 partidos en dos meses y medio, que en octubre llegará al récord de siete juegos en cuatro semanas y que encima que cuenta con un plantel corto llegó a este duelo sin sus tres convocados a las selecciones. A eso se le suman los viajes por aire y por tierra, las concentraciones, las ya mencionadas canchas pesadas, el plantel corto: cóctel de kriptonita. ¿Algo más? Sí, además de los cuarenta grados bajo techo que hay y habrá en Asunción, River va a jugar en una cancha que es para apenas diez mil espectadores pero que irónicamente ¡tiene el campo más grande que el Monumental! Sí, como si faltara algo: las piernas pesadas tendrán que recorrer un terreno de 107 por 73 metros, por cierto más espacioso que el del Liberti, de 105 por 70.

Ah, y un pequeño detalle que no tiene demasiada importancia: Libertad juega bastante bien al fútbol.


0
0
0
0No comments yet