Check the new version here

Popular channels

River | No hay copa que te libre de tanta paternidad



River le ganó a San Lorenzo y quedó como único líder del torneo. Pisculichi, Teo y Boyé marcaron los goles del 3-1 que profundizó el historial en favor del Millonario. Sí, el Cuervo no pudo con La Banda ni en el mejor año de su historia: tres jugados, tres perdidos. Hijos nuestros morirán...

Cuánto se habló en la previa. Dijeron que River jugaba, pero que no había enfrentado a equipos con autoridad; que había trastabillado con Gimnasia, el único -según vaya a saber quién- medianamente serio. Que el momento de la verdad para el River laureado de Marcelo Gallardo llegaría frente al campeón de América. Hasta salieron a recordar que el Millonario acarreaba diez años sin ganar en el Nuevo Gasómetro, como si se tratara de la infranqueable Mequínez.

Incluso, San Lorenzo se movió para forzar la presencia de Mercier. Tinelli hizo lo que nunca durante el mandato de Julio Grondona y desafió a la AFA públicamente. "Es un papelón, hay que jugar, San Lorenzo está para jugar", bramó el conductor, vía Twitter, cuando el paro nacional del jueves pasado amagaba con postergar su duelo contra Quilmes. Es que el volante debía cumplir una fecha de suspensión para poder dar el presente en el clásico.

Y por un momento pareció que tanta alharaca les daría resultado. Es que de los pies de Mercier nació el gol con el que el equipo de Bauza amaneció arriba en el marcador. River salió a atacar de entrada y por primera vez en el campeonato pagó con un gol aquel riesgo del que tanto habló el Muñeco, el de ir al frente aun sabiendo que el fondo queda muy descuidado.

Pero River no acusó recibo del golpe y siguió buscando al campeón de América en su propia casa. Es cierto, no tuvo con la intensidad de partidos anteriores, pero nunca resignó a su idea. Presionó, jugó y tocó sin desesperarse por encontrarse en desventaja. Así fue como llegó al empate rápidamente: Funes Mori inició la jugada en mitad de cancha, Vangioni y Rojas volvieron a conectarse por izquierda y Pisculichi logró el 1-1 con una pegada magnífica desde la puerta del área.

Y así fue también como dio vuelta el partido. Ya en el complemento, Sánchez salió rápido del fondo, cruzó un pelotazo para Pisculichi y el volante metió una asistencia espectacular para que Teo empezara a sellar la victoria. Esa que terminó decorando Boyé con un cabezazo soberbio, para gritar su primer gol en Primera y contarle a San Lorenzo que no habrá en la historia copa que lo libre de semejante paternidad.
0
0
0
0No comments yet