River sigue marcando diferencias

Con otra producción de alto vuelo futbolístico venció con claridad a Tigre por 2-0 y estiró la ventaja sobre sus perseguidores.






El fútbol argentino hoy tiene un gran protagonista. Y ese es River, que se ganó ese lugar gracias porque a lo largo del torneo viene mostrando un fútbol de alto vuelo y es el único puntero del torneo. Marca claras diferencias con el resto de los equipos. Por lo pronto, ayer ratificó esa condición y se impuso con claridad frente a Tigre por 2-0. De esta manera estiró la ventaja sobre sus inmediatos seguidores, ya que Newell's y Vélez empataron en la jornada del sábado.

En esta oportunidad la victoria del conjunto millonario llegó de los pies del delantero uruguayo Rodrigo Mora, quien marcó a las 33' y a los 47'.

River mostró las intenciones de siempre: fue protagonista para atacar, gustar y ganar. A medida que pasaban los minutos, el equipo de Gallardo comenzó a mover la pelota y lastimar a un Tigre que se tuvo que proteger con dos líneas de cuatro.El arquero Javier García salvó en varias oportunidades a su valla, pero nada pudo hacer para evitar que River se pusiera en ventaja. Porque Mora lo dejó inmóvil con un potente remate de zurda dentro del área tras una gran habilitación de pecho del mediocampista Carlos Sánchez.

Un minuto más tarde García le sacó otra pelota de gol a Mora, producto de un remate similar, y en los minutos posteriores se vio algo del ataque de Tigre, porque River aflojó algo el ritmo.
Apenas se había iniciado el segundo tiempo, River alcanzó el segundo gol, de manera parecida al primero y nuevamente con Mora, quien capitalizó otro centro y pateó con justeza.
Si bien el estado resbaladizo del campo de juego entorpeció acciones y hasta frenó el despliegue de River, a Tigre le resultó demasiado el orden de juego que impuso el enganche Leandro Pisculichi, más los incisivos ataques de Lucas Boyé y Mora.

Como si fuera poco todo eso, el volante Matías Kranevitter volvió a evidenciar su capacidad de estar en todos los sectores porque corre, quita y sabe apoyar a los hombres de creación con pases certeros. Justamente fue uno de los problemas que no supo resolver Tigre, equipo que a partir de hoy tendrá a Gustavo Alfaro como técnico.

Tras el 2-0, River hizo control de pelota y no atacó frecuencia, lo que contribuyó para que el resultado quedara corto. Igual, el puntero contó con varias oportunidades clarísimas para estirar la ventaja. Pero no lo logró gracias a la actuación de García.