Popular channels

River sigue virgen en la Libertadores, empató con Tigres









Como en la Recopa ante San Lorenzo, Sánchez apareció en el momento más crítico de River y clavó el empate con una volea bárbara. Antes se había comido dos goles solitos. El uruguayo es clave en el equipo de Gallardo.

Decir que Carlos Sánchez es el pulmón de River es una obviedad. Por despliegue, por juego, por intensidad. Puede hacerlo de ocho, de doble cinco, de lateral por derecha y hasta de diez, como pasó ante Belgrano en Córdoba. Y, encima, te aporta gol. Sí, como en la Recopa ante San Lorenzo, volvió a gritar.

Tras el arranque en falso durante el verano con la recordada expulsión ante Boca en Mendoza, el Negro no paró. Fue determinante para vencer al Ciclón con sus dos goles y, luego, la metió también ante Sarmiento en Junín. Una vez más, volvió a gritar en la noche del Monumental ante el complicado equipo mexicano.

Sánchez se había comido dos goles casi imposibles: un remate por arriba del travesaño y otra definiendo de manera defectuosa en el segundo tiempo, antes del gol. Luego tuvo revancha y la mandó a guardar con una gran maniobra. Imparable.
0
0
0
0No comments yet