Check the new version here

Popular channels

Robert García, el gran ganador de Cháves-Ríos



Así es. El mandamás de Oxnard se hizo acreedor de todos los laureles en la noche del sábado. Y no por ser el number one en el planteo táctico de su pupilo “Bam Bam”, si no por muñequear la contienda al estilo Kasparov con solo un rey y un peón, ante un oponente que se encontraba a punto de coronar.

¿Por qué lo ganó García? Por viveza. Leyó en los primeros movimientos el trecho boxístico entre su dirigido y “La Joya”, donde Ríos se encontraba pesado, sin potencia y con su habitual libreto vertical, donde cada vez que se prendía en la corta, se topaba con los ascendentes del rival sobre su acerado rostro.

Era quebrar de alguna manera el enroque de un aceitado y superior Cháves. Y Robert lo logró, pero no solo eso, el referee Drakulich pareció devolverle varias piezas perdidas para implementar el plan B: ensuciar el tablero.

Inocente, Cháves sintió que se encontraba en Los Indios de Moreno y amarró más de la cuenta en el infighting cuando no era necesario. Pero estaba en patio ajeno, y vaya que lo pagó, porque no consideró que además de Ríos, tenía dos escollos que superar: la parla de Robert y la complicidad del árbitro.

Drakulich dijo basta -apresuradamente- en el tercero y le descontó un punto a la visita. En el quinto, devolvió gentilezas -tardíamente- para el otro lado, tras el enésimo cabezazo del que ofició de anfitrión.

“Pegale cuando el referee no te vea”, le barajó García a su desorientado pupilo (¿Alguien puede imaginar que le baje una orden como “lateralizá los movimientos y defendete a lo Nicolino”?) luego de la quita. Fue el principio del final. Overol para Brandon y a trabajar. Vaya si así lo hizo. Se atrincheró al cuerpo de su adversario, cabeceó, golpeó luego de la orden de break y permitió ser amarrado por enésima vez. El hombre de azul advirtió, una, dos, tres y en la cuarta, a casi un minuto de finalizar el noveno, le tiró el rey a “La Joya”.
0
0
0
0No comments yet