Check the new version here

Popular channels

rosarinos humillan sin piedad a toda aBellaneda, gatopan

Newell's humilló a Racing y lo llenó de dudas antes del clásico



En Rosario, le ganó 5-0 con goles de Insúa, Advíncula, Maxi Rodríguez (2) y Schmidt (e/c). El local se había quedado sin técnico tras caer con Central.







En un torneo tan corto como el argentino, no es caprichoso decir que Newell’s y Racing protagonizaron un duelo de necesitados en Rosario. El elenco local venía con la carga de una crisis profunda que se devoró al entrenador Lucas Bernardi, tras la caída en el clásico de la ciudad. En tanto, Racing apenas había cosechado una unidad en el campeonato.

En ese contexto, ambos conjuntos arrancaron con buenas intenciones para llevarse el partido. Newell’s buscaba tener la pelota, pero la buena presión de Racing le dificultaba generar juego y convertía a la Academia en un equipo más práctico. Así, a los cuatro minutos llegó el primer aviso del visitante: Washington Camacho remató desde afuera del área y Ezequiel Unsain voló para sacarla al corner.

Racing imponía un poco más de presencia en el terreno de juego. A los 12' Lisandro López aguantó la pelota entre su marcador y la raya de fondo, metió un centro y Facundo Pereyra cabeceó el balón que finalmente terminó en otro corner. Tres minutos después hubo un tercer aviso de Licha con un remate que pasó cerca del palo derecho del arquero.

Pero cuando el visitante más se aproximaba llegó el primer grito de la Lepra. El peruano Luis Advíncula amagó sobre su marca dos veces para meter un centro picante que Emanuel Insua conectó de cabeza y dejó a Saja sin chances.




Racing lo fue a buscar, pero la practicidad que mostró en los primeros minutos de juego se había esfumado. Para colmo, Damián Schmidt marcó el 0-2 con un golazo en contra. El defensor se anticipó a su marcador cayéndose e impactó la pelota de modo tal que la clavó en un ángulo. La frutilla del postre del primer tiempo la dio Noir, que se hizo expulsar tontamente por una doble amarilla.




El arranque del segundo tiempo daba indicios de que la cuesta arriba le sería imposible a los dirigidos por Facundo Sava. Newell’s monopolizó la pelota y se adueñó de las mejores oportunidades. Tanto así, que a los 16' Advíncula aprovechó un gran pase de Mateo (ovacionado al salir) y venció al arquero, de floja reacción.




Con bastantes minutos por jugar el partido sólo era una excusa para que los locales se florearan. Las cifras finales las puso M. Rodríguez con tantos a los 36' y 43'. El primero del ex seleccionado fue un cómodo cabezazo frente al arco tras -otra vez- un centro de Advíncula (figura excluyente).


El segundo de Maxi fue una jugada individual en la que, de manera insólita, los jugadores de Racing parecían más espectadores que rivales. A la visita no le se le dió ni el consuelo final: a los 39' Gastón Díaz remató de afuera y por poco no la embocó.





Vale recordar que en el horizonte inmediato de los de Avellaneda aparece el clásico, por lo que el técnico puso en cancha a un equipo alternativo y apenas repitió dos jugadores respecto al último partido: Saja y Vittor. En Newell’s se conocerá el reemplazante de Bernardi en unos días, según explicó el mánager Roberto Sensini. Pero con una crisis también institucional, Juan Pablo Vojvoda, técnico de la Reserva, se hizo cargo del equipo.






Central, imparable: le ganó a Independiente y sigue con puntaje ideal




El equipo de Coudet, que venía de quedarse con el clásico, festejó con los tantos de Larrondo, de penal, y un golazo de Aguirre. El Rojo, que fue de mayor a menor, el domingo chocará ante Racing.







La vida le sonríe a Central. Nueve puntos en tres partidos. Cinco goles a favor, ninguno en contra. Es el único de los 30 equipos que mantiene el arco en cero. El triunfo aplastante en el clásico contra Newell's de yapa y ahora la victoria sólida ante Independiente como para elevar la vara y soñar en grande. Para el Rojo es una señal de alerta. Un freno ante las buenas expectativas que había generado el equipo. Y justo antes del choque ante Racing del domingo.

Dos de los equipos que mejores planteles tienen. Dos que arrancaron bien y que sueñan con pelear bien arriba. Independiente y Central se vieron las caras en Avellaneda en uno de los encuentros que más expectativas generaba en la previa de la fecha.

Pero con la pelota en juego hubo más insinuaciones que hechos en el arranque. El Rojo fue de mayor a menor. Con un mediocampo preparado salir lanzado contra los defensores de Central: Benítez picante por izquierda, Rigoni arrancando de derecha hacia el centro y Denis expectante arriba. La primera fue para Benítez que entró solo definió bien y su zurdazo dio en el palo derecho de Manuel García. Y enseguida la tuvo Rigoni. El exBelgrano sorprendió por el corazón del área, alcanzó a gambetear al arquero pero se quedó sin ángulo y lo taparon cuando definió de zurda.

Del lado de Central, el equipo de Coudet no estuvo tan suelto como en el clásico ante Newell's y cedió la iniciativa. Encima no tuvo de arranque a Marco Ruben y su habitual compañero de ataque, Marcelo Larrondo, bajaba demasiado para asociarse y dejaba sin referencia el frente de ataque.

El equipo rosarino necesitaba más de Cervi o de Jonás Aguirre, que no tomaban las riendas y se destacaban como siempre los dos centrales, Donatti y Pinola, firmes con la salida desde el fondo.

Pero Central está dulce. Y en el arranque del segundo tiempo se encontró con la ventaja tras una infracción infantil de Toledo a Pablo Alvarez (lo enganchó cuando iba a capturar un rebote luego de un córner). Larrondo se hizo cargo del penal y con un toque suave puso el 1-0.


Si hasta ahí Central había hecho poco por el partido, con la ventaja empezó a crecer y a ponerle argumentos al triunfo. Se soltó. Empezó a jugar como sabe.

Y como mejor muestra alcanza con el segundo gol. Una contra letal y con una precisión exquisita que coronó Jonás Aguirre con un enganche bárbaro ante Toledo y una definición justa, contra el palo del Ruso Rodríguez.


El nerviosismo dominó los minutos que quedaron en Avellaneda. Central controló el partido sin sobresaltos, con la confianza por las nubes y un equipo aceitado que luce seguro y sigue creciendo. Tiene puntjae ideal y se anima a pelear con sus armas contra cualquiera.

Y lo llenó de dudas a Independiente. El equipo de Pellegrino, sin Libertadores en este semestre, tenía la chapa de candidato colgada. El domingo, nada menos que contra Racing, deberá demostrar para qué está realmente en este certamen.

0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New