San Lorenzo vuelve a disfrutar y a soñar con el titulo.

Con la victoria 2-0 en Rosario ante Central, quedó a un punto del líder Argentinos.



San Lorenzo ganó un partido clave para prenderse en la pelea por el título. El equipo de Juan Antonio Pizzi venció 2-0 a Rosario Central en el Gigante de Arroyito. Martín Cauteruccio, en el primer tiempo, y Héctor Villalba, en el complemento, anotaron los goles del triunfo que dejó a los de Boedo a un punto de Argentinos Juniors, el único líder del Torneo Inicial.

El local había comenzado con más actitud. Apenas 2 minutos le alcanzaron a Sebastián Abreu para crear la primera situación de riesgo. El uruguayo vio adelantado a Torrico y la picó desde afuera del área, pero su intento se fue cerca del travesaño. Luego, a los 8, el arquero se estiró para sacar un cabezazo de Peppino. La velocidad de Encina y de Niell complicaba a un San Lorenzo que le costaba hacer pie y que estaba lejos del arco rival, aunque de a poco los papeles comenzaron a invertirse.

A los 19, Romagnoli encabezó una contra y jugó para Buffarini, quien sacó un potente remate que hizo volar a Manuel García. Cuatro minutos más tarde, el arquero sacó un zurdazo de Alan Ruiz. El visitante se animaba y de a poco arrinconaba a Central, hasta que pudo quebrar el cero a los 26 con un golazo de Cauteruccio. El delantero encaró hacia al área, eludió a varios defensores y definió con clase para poner el 1-0. Por desgracia para San Lorenzo, el goleador sólo estuvo en cancha cuatro minutos más, ya que se retiró a los 30 por lesión. En su lugar entró Villalba, quien a los 35 tuvo el 2-0 en sus pies pero chocó con la resistencia del arquero local.

Con mucha convicción, los de Miguel Ángel Russo intentaron llegar al empate antes del descanso, pero fallaron en la definición y no lo consiguieron. La desesperación con la que Central presionó a los de Pizzi en el final del primer tiempo pareció desgastar al equipo en lo físico y en lo mental, ya que luego San Lorenzo dominó gran parte del complemento ante la increíble pasividad del local.

Por motivos tácticos y para prevenir lesiones, Russo sacó a los dos hombres de punta -Niell y Abreu- y mandó a la cancha a Medina y a Castillejos. Pizzi, en tanto, puso a Piatti en lugar de Romangoli. El trámite no cambió: San Lorenzo jugó tranquilo, regulando esfuerzos, y Central tuvo más la pelota, pero sin ideas y lejos de Torrico. Sin embargo, a los 38, Kannemann salvó al visitante de un gran susto al tapar con el pie un remate de Medina, quien entró por derecha en soledad.

Después de ese mal momento, San Lorenzo liquidó la historia a cuatro minutos del cierre con una cuota de polémica. Elizari, que estaba siendo atendido, entró a la cancha y anticipó un pase a Ferrari para asistir a Villalba, quien se sacó de encima la marca y definió de zurda para decretar el 2-0. Todo Central reclamó que el árbitro Germán Delfino no había autorizado al ex Quilmes a entrar al campo de juego. Tras algunos minutos de tensión, el equipo de Pizzi selló el triunfo en Rosario y alcanzó las 12 unidades, una menos que el líder Argentinos Juniors, mientras que el local sumó su segunda derrota al hilo.