Sánchez la rompió en Uruguay