Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?


Lautaro Acosta la pasó mal en la noche del miércoles: contó que se le cruzó un auto cuando estaba manejando, lo secuestraron, lo amenazaron de muerte y terminó dándoles plata a los delincuentes en la casa de su papá. Y también le pegaron. Un bajón.

Lautaro Acosta sufrió un secuestro exprés el miércoles por la noche cuando se dirigía a un cumpleaños y la pasó verdaderamente mal. Los delincuentes, armados, lo abordaron cuando bajaba de su auto, lo amenazaron de muerte y lo golperon. El Laucha fue tomado como rehén y obligado a manejar hasta la casa de su padre, donde le robaron dinero y pertenencias.