Check the new version here

Popular channels

Semifinales con aroma retro

Los cuatro cuentan en sus equipos de trabajo con ex jugadores que brillaron en las décadas del 80 y 90.



La final soñada está a sólo dos pasos. El líder del ranking, Novak Djokovic, y el segundo preclasificado y mayor ganador de títulos de Grand Slams en la historia, Roger Federer, son grandes candidatos a jugar el lunes el partido que casi todos esperaban cuando comenzó el torneo. Enfrente tendrán antes en las semifinales a dos sorpresivos rivales: Nole se enfrentará desde las 13 (hora argentina) contra el japonés Kei Nishikori (10º preclasificado), quien nunca había llegado hasta esta instancia en un torneo grande; a continuación, el suizo jugará frente al croata Marin Cilic (14º), que tiene el solitario antecedente de una semifinal en el Abierto de Australia 2010. Más allá de las diferentes expectativas que generan, los cuatro tienen algo en común: en sus equipos de trabajo cuentan con ex jugadores que fueron grandes estrellas en las décadas del 80 y 90.

En la mayoría de los casos, el trabajo conjunto de los semifinalistas del torneo con estas estrellas del pasado comenzó recientemente. En todos, los muy buenos resultados demuestran el gran provecho que todos consiguieron de esas relaciones. A fines del año pasado, Djokovic anunció su vinculación con el alemán Boris Becker; y pocos días después, en una movida que pareció calcada, Federer hizo lo propio con otro ex número 1 del mundo, el sueco Stefan Edberg. Pocos días antes, y obviamente con menos repercusión, Nishikori había sumado como asesor a su equipo de trabajo -que lidera el argentino Dante Bottini- al estadounidense Michael Chang, ex número 2 del ranking y campeón de Ronald Garros. Y hacía poco tiempo que Cilic, luego de una suspensión por doping, había recontratado a su compatriota Goran Ivanisevic -quien lo había entrenado en el comienzo de su carrera-, también ex número 2 y campeón de Wimbledon.

El británico Greg Rusedski fue contemporáneo en el circuito de esas cuatro grandes estrellas que ahora se lucen desde afuera de la cancha. Ahora periodista para la televisión, espera ya vestido de traje las semifinales de damas en un sillón del jardín de jugadores de Flushing Meadows. Revisa su moderno teléfono celular y luego hace anotaciones en una agenda de papel, a la vieja usanza. “Es muy importante, aún para las grandes estrellas, apoyarse en jugadores que estuvieron en la cima y les pueden aportar su experiencia”, le explica Rusedski a Clarín sobre el fenómeno de los coach retro. Y puntualiza: “Roger está rejuvenecido con Edberg, que le aportó fundamentos a su juego ofensivo; Algo parecido pasó con Djokovic y Becker; Cilic, que ya era un buen sacador, mejoró mucho la técnica de servicio con Ivanisevic; y creo que Chang le aportó mucho a Nishikori, sobre todo en cuanto a la mentalidad y a la confianza”.

Sin olvidar el aspecto técnico, tampoco se puede olvidar el apoyo psicológico que significa para estos cuatro superatletas, al cabo humanos como cualquiera, trabajar con quienes fueron sus ídolos en la niñez. El propio Federer mostró aquí un costado inesperado cuando contó que se había sentido intimidado antes de contactar a Edberg -a quien admiraba de chico- y que pensó que se iba a negar a entrenarlo. De cualquier manera, y con los resultados a la vista, cuando hoy se jueguen las semifinales todos los protagonistas agradecerán al talento de ayer por respaldar al talento de hoy.
0
0
0
0No comments yet