"Señoras y Señores se mueve la cabina ¿qué pasa?"

Mariano Closs: "Señoras y Señores se mueve la cabina ¿qué pasa?" Fiesta en la Bombonera






Boca rozó el partido perfecto y goleó jugando a media máquina


El equipo casi abrochó el pase a los Octavos y se acomoda bien en la general de la Copa. Está claro que Zamora no es parámetro, pero sí el funcionamiento colectivo se mantiene, hay material serio para pelear grandes cosas. Como dijo D'Onofrio, "nos enriquecimos" y, a diferencia de ellos, lo estamos demostrando.



Se dirá que Boca no le ganó a nadie, pero en otros tiempos esos equipos sin historia nos ganaban y pasábamos flor de papelones. Por eso, me limitaré a resaltar esta gran actuación del equipo, que con un 5-0 estupendo dejó al borde la clasificación a los Octavos de la Copa Libertadores, ese torneo que tanto nos entusiasma. Encima, nos acomodamos arriba en le Genertal, ya pensando en las llaves.

Esta vez sí se puede decir que se encontró la eficacia que faltó en Santa Fe ante Colón, donde el equipo tuvo cinco situaciones netas para marcar y no lo hizo. Así fue como se trajo un punto inmerecido ante un "Sabalero" sacrificado, que encontró su gol con un zapatazo de otro partido.

La actuación de Boca ante Zamora roza la perfección y da la sensación de que si se encuentra una eficacia parecida, el equipo será muy difícil que deje puntos en el camino. Nuevamente, hubo por lo menos otras cuatro chances netas de gol, y un tanto mal invalidado a Daniel Osvaldo. Por supuesto, un penal no cobrado a los venezolanos.

Varios jugadores tuvieron una actuación muy destacada, por no decir todos. Sin embargo, no sería justo dejar de resaltar nuevamente a Nicolás Lodeiro y Marcelo Meli, dos motores que no se cansan de correr. El uruguayo además le da esa cuota de inteligencia y buen pie. Merecidamente ahora tuvo el gol que no le convalidaron ante Colón.

Por supuesto, Fernando Gago sigue teniendo rendimientos de ocho puntos para arriba y hasta Cristian Erbes, que pasó casi desapercibido, estuvo atento a cubrir todos los huecos. Más atrás, Torsiglieri, otra vez muy seguro, y el buen ingreso de Juan Manuel Martínez, que viene subiendo considerablemente su nivel.

Bien por el "Burrito", que le dio la posibilidad a Daniel Osvaldo de demostrar sus dotes de crack. Dos goles, otros tantos yerros, pero una actuación que vuelve a ponerlo en la cima. Con esta confianza que le irán dando los goles, seguramente, encontraremos su mejor versión y quedaremos maravillados de tamaño delantero que es.

Por último, destacar el trabajo que se ve en este equipo. Como se viene manifestando desde este lugar casi desde que asumió, el "Vasco" Arruaberrena le imprimió sacrificio, solidaridad, buen juego a un grupo de muy buenos jugadores. Se vieron pasajes de fútbol de alto vuelo, con triangulaciones, mucha movilidad, toques precisos y rápidos, mucha presión. Un rendimiento perfecto. Y trabajado, ante todo, que nos ilusiona con conseguir grandes cosas.

Feliz por el momento que atraviesa Boca, que sigue invicto en juegos oficiales en 2015, donde de ocho encuentros ganó siete y empató uno. Ya lo dijo Rodolfo D'Onofrio, nos enriquecimos y, a diferencia de ellos, ya lo estamos demostrando.