Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?




El Puma no se apoya en gualichos, ni en rituales, tan típicos de la raza. Divertido, se ríe de la pirueta previa al gol ante Cerro y cuenta que el Vasco no le muestra videos de Cristiano "porque no va a lograr nada...".

Cómo resolviste la jugada del gol? -No tenía mucho ángulo, estaba muy adelante, cerca del primer palo. La toco con un pie, quiero sacar el otro y me termina pegando. Después me queda en un ángulo raro, la roza un defensor y se mete.

-No sé si te ofenden las comparaciones, pero fue un gol de Palermo.

-¡¿Pero cómo me va a ofender?! Es admirable, sea por lo que fuere, que te comparen con el máximo goleador de la historia. Yo pateé con una y la rechacé con la otra, jaja. No había pensado eso.

Lo grita Emmanuel Gigliotti, se ríe también. Y no disimula nada. Es un deseo contenido, que cada tanto explota y lo deja salir. En el desahogo que fue el gol a Cerro Porteño, por los que no venían entrando, por las que parecían que podían terminar adentro y no se le daban. Lo grita con ganas y se lo ve feliz en la charla con Olé . “El gol fue un desahogo, lo venía buscando y no se daba”, avisa, ya con la tranquilidad del deber cumplido.

-¿Y qué cosas se te cruzan por la cabeza en ese momento? -Gritarlo con ganas, más porque hacía bastante que no convertía y el partido estaba trabado. Es lindo darle la victoria al equipo. En ese momento se piensa...

-¿En qué se piensa? -En toda la gente que uno ve desde adentro cómo vive un partido de Copa en la cancha de Boca. Ves a tus compañeros, te abrazás, son un montón de cosas juntas. Y las ganas que tenía... También estaban mi viejo, mi hermano, mi hermana, amigos, y señalé más o menos para donde podían estar.

-¿Tenés cábalas? -Ninguna, no creo en la suerte, no creo en las cábalas, no creo en Dios, soy ateo; creo en mí, en mis compañeros y sobre todo creo en el trabajo.

-¿Siempre fue así? -Jamás me inculcaron creer en Dios o en algo de eso, mi viejo es como yo. Nunca creí en la suerte, las cosas no pasan porque sí. Si llegué de Lamadrid hasta acá es por trabajo. Si no hubiese entrenado no habría llegado, y así cada uno de los jugadores que llegaron a Primera.

-Es muy extraño que un goleador no crea en la suerte...

-En vez de suerte se puede decir intuición, uno termina usando la palabra suerte porque es común, se dice que tal cosa fue por suerte o por culo. Yo no creo que eso sea así.

-Entonces, si tenés que decir cuál es tu mayor virtud, ¿podría ser la intuición? -Puede ser, o lectura de la jugada.

-¿Y el hambre de gol? -Me gusta hacer goles, hay jugadores a los que por ahí no los desesperan los goles, a mí me encantan. El delantero lo busca de otra manera que un volante, que tal vez tiene más ganas de dar un pase que de convertir un gol.

-Calleri suele repetir que no lo desesperan los goles. ¿Le hablás? -Hablamos bastante, no tanto de los goles sino de movimientos en las jugadas. Ayer, por ejemplo, en el entretiempo le di mi visión del partido, que quedaba muy de espalda a la cancha, al arco. Yo, en lo que puedo, trato de comentarle y marcarle al que juega en mi puesto lo que me parece.

-¿El Vasco te muestra videos de alguno para que mejores o saques algunas cosas? A varios les pasa imágenes...

-¿De quién, de Ribéry o Robben? Vemos de rivales, pero a mí no...

-¿No te muestra de Cristiano Ronaldo u otro goleador de Europa? -No, por más que me los muestre, no va a lograr nada, jaja.

-Después de un gol tan importante, ¿cómo manejás la ansiedad por seguir jugando? -Siempre quiero jugar. Todos los días. Todos los partidos que tenga. Te da confianza entrar y hacer un gol. Y como la confianza es una de las cosas más importantes, uno quiere aprovechar ese momento cuando se siente bien.

-¿En algún momento no entendiste? -Al principio me fastidiaba, no lo entendía y es hasta normal la bronca cuando te toca salir, pero no sirve que me moleste y esté fastidioso, no suma para nada. Tengo que seguir esperando. Hoy por suerte con las rotaciones tengo la chance de jugar. Ya pasó, no le doy tanta trascendencia a lo que hablé la otra vez. Pero a cualquier jugador que le preguntan va a contestar eso: “Sí, obvio, quiero ser titular y da bronca estar afuera”.

Sabe Arruabarrena que el Puma es un delantero que gana partidos. Cuando el equipo no juega bien, cuando no se presenta ninguna chance, esas son las oportunidades en las que demuestra su poder de fuego y lastima de muerte. Aun cuando él no juega bien es capaz de ganarlo solo. Como lo hizo frente a Belgrano, también con Olimpo. Y de nuevo el jueves por la noche.

-Es tu primera Copa con Boca, ¿cómo la vivís? -De local es totalmente distinto. Se vive de otra manera la Copa, revienta. Con los compañeros hablamos todo el tiempo de lo que es, de la mística, de cómo se viven estos partidos. Es verso que no se escuchan 50.000 monos gritando, 50 lucas en las tribunas...

-Hay que respetar a Estudiantes y Cerro Porteño, pero puede venir un Boca-River...

-Son partidos muy difíciles, Cerro sabe jugar estas copas, es ordenado, fuerte de arriba, con experiencia y se cierra bien. Un gol de diferencia es bueno pero no te podés dormir. Primero tenemos que pensar en conseguir la clasificación la semana que viene. Pero sabemos que está esa posibilidad y sería lindo, sabemos cómo se vive y más si llega a ser un superclásico en una competición internacional. No hay que saltear pasos. El fin de semana queremos ganar.

-Aunque te toque jugar más seguido en el torneo, parece que ya se inclinan por la Sudamericana. ¿Ya eligieron? -Me parece que las cosas se van dando bastante bien, en uno dependemos de nosotros, en el otro lamentablemente no, pero todos los puntos que se puedan conseguir ahora en el campeonato es bueno. Todos los puntos suman, y los de ahora tal vez en un año te sirven para entrar a una copa y si no los tenés los llorás.

-¿Los desmoraliza la forma en que gana River, que arranca perdiendo y se recupera? -Estamos contentos de que nosotros obtenemos buenos resultados y en varios partidos jugamos bien. Miramos otros partidos porque dependemos de un traspié ajeno, pero de nada sirve pensar en ellos si no hacemos las cosas bien. No les damos mucha trascendencia.

-¿Ves muchos partidos? -Vemos bastante, mucho Primera, B Nacional. Los sábados hay muchos partidos y estamos concentrados.

-¿Y ves a River muy por encima de los demás? -Es un equipo bastante regular, Independiente también anda muy bien, Lanús lo mismo. Son los tres que están peleando. Y Racing desde el que nos dio vuelta el resultado cambió...

-¿Y a Boca dónde lo ubicás? -Quinto, ¿no está quinto? Es un equipo en crecimiento, sacamos pocos puntos de entrada y ahora los lamentamos.