Tras el debut, Mufasa Merlo fue echado de Colón




Por una decisión de la comisión directiva, Reinaldo Carlos Merlo dejó de estar al frente del plantel de Colón de Santa Fe que milita en la Primera División del fútbol argentino. El entrenador que había concretado el ascenso a Primera División como reemplazante de Diego Francisco Osella, apenas dirigió cinco partidos al Sabalero y el sábado debutó con una derrota a manos de San Lorenzo, como visitante, en el inicio del torneo de 30 equipos. Una vez finalizado el encuentro en el Nuevo Gasómetro, el enganche David Ramírez fue crítico con su estilo de juego y su modo de plantear los partidos. Igualmente, el ex Racing ya había tenido cortocircuitos con los dirigentes por la falta de refuerzos. Ahora, en el Rojinegro le buscan un sucesor que podría salir entre el entrerriano Jorge Burruchaga y Omar De Felippe.
Según se supo este lunes, los directivos de Colón trabajan ahora en la búsqueda del reemplazante de Merlo. Están en carpeta dos nombres que ya habían sido buscados antes de la contratación de Mostaza. Se trata de Omar De Felippe y el entrerriano Jorge Burruchaga. También hay otros que están siendo analizados por estas horas.

Por el momento, será el ex jugador Sabalero Javier López quien asuma al frente de la dirección técnica del primer equipo que el pasado sábado regresó oficialmente a la máxima categoría del fútbol argentino.

Sabido es el malestar que habían causado las declaraciones de Merlo en la comisión directiva, previo al debut del equipo en el torneo de Primera, cuando el DT expresó su molestia por "la falta de refuerzos". A esto se le deben sumar las declaraciones del Mago Ramírez, tras la derrota de Colón ante San Lorenzo, cuando dijo que debían ser más agresivos a la hora de salir a buscar los partidos.

"Fue lamentable lo que hicimos en el segundo tiempo, jugando así, sin arriesgar, vamos a tener muchos problemas", fueron las palabras de David Ramírez que resonaron en el cierre de un partido flojo de Colón y de una derrota en una primera fecha, que deja secuelas internas, publica El Litoral.